JESÚS ES LA PUERTA

Comparte este mensaje liberador, Cristo la puerta a tu bendición

Diapositiva1

 

JESÚS ES LA PUERTA A LA PLENITUD DE VIDA A LA MANERA DEL CREADOR

Entonces Jesús les volvió a decir: En verdad, les aseguro: YO SOY la puerta de las ovejas, Juan 10:7.

YO SOY la puerta; el que por Mí entra, será salvo. Será como una oveja que sale, entra y encuentra pastos, Juan 10:9.

Por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios, Romanos 5:2. 

Una puerta da acceso a un espacio diferente al que nos encontramos, si no existiera la puerta estaríamos atrapados todos en el mismo espacio y todo sería igual, monótono y no existirían los cambios; la puerta es un acceso a una oportunidad y vida nueva. Cuando cruzamos una puerta debemos sujetarnos a nuevas leyes, aprendizaje y crecimiento, Cristo es el acceso a la libertad de yugos y cadenas, Entren por la puerta angosta. Porque la puerta y el camino que llevan a la perdición son anchos y espaciosos, y muchos son los que entran por ellos, Mateo 7:13.

En hebreo la palabra puerta está representada en la cuarta letra del alefato, es Dalet “(דלת)“ que en mayúscula se representa como el marco de una puerta, y se refiere a la puerta principal del templo, Jesús representa la puerta Principal y única entrada al lugar santísimo de la presencia del Padre en el reino de los cielos, Jesús es el acceso al nuevo pacto, al nuevo nacimiento espiritual, al crecimiento y al cambio de vida de lo terrenal a lo celestial, de la ley a la gracia, YO SOY la puerta; el que por Mí entra, será salvo, entrará, saldrá y hallará pastos…YO he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia, Juan 10:9-11.

La Puerta Dalet ocupa el lugar principal para entrar a la Bet, la casa o morada de Dios que es su reino sempiterno, allí podrán entrar los humildes de espíritu, porque Aquel que es la puerta, es humilde y manso. Los pobres de espíritu son los que reconocen la necesidad de Dios y de ellos es el reino de Dios, que con los mansos recibirán la tierra por herencia, porque ellos son limpios de corazón y verán a Dios, Mateo 5:3-8.

Dalet formada por dos líneas que crean un ángulo recto, se asemeja a hombre doblado, Cristo doblado sobre el madero de la cruz, es la puerta a la salvación. La Dalet tipifica tres estados del hombre, el yo ego, la muerte del yo y la necesidad continua de Dios para ser transformados; esa fue la razón por la cual Jesús dijo que sus seguidores debían morir a sí mismos como el grano de trigo, Juan 12:24, así como Jesús renunció a su trono y murió por todos, de igual modo nosotros, si queremos estar con Él por la eternidad, Estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la hallan, Mateo 7:13-14.

Cuando Jesús dijo a los judíos de su tiempo YO SOY la puerta, les planteaba un reto y una única alternativa para ser libres del yugo esclavista romano, hoy es el mismo reto, y única entrada a la vida eterna para salir de la esclavitud del pecado, de la contaminación del mundo y de la manipulación del enemigo; Jesús es la única puerta de entrada a la libertad que ofrece el Padre para entrar un día al cielo de la nueva Jerusalén, Por eso, mientras todavía contamos con la promesa de entrar en ese reposo de Dios, debemos tener cuidado, no sea que alguno de ustedes no lo logre, Hebreos 4:1.

En la antigüedad las ciudades se protegían con murallas y torres que poseían puertas de acceso y salida a los ciudadanos del país, pero al mismo tiempo impedían el acceso de los intrusos y los enemigos, eran puertas monumentales que se aseguraban con fuertes barras de hierro que las hacía impenetrables, Todas ellas estaban fortificadas con altos muros, puertas y barras, Deuteronomio 3:5. Caminando con Cristo tenemos el privilegio de ser protegidos del enemigo y de los intrusos que quieran hacernos salir del camino.

En tiempos bíblicos, la puerta era utilizada como lugar público donde se profetizaba, se trataban los asuntos de herencia y se llevaban a cabo las transacciones y asuntos legales ante testigos, Tanto el rey de Israel como Josafat, el rey de Judá, tenían puesta su armadura, y estaban sentados en sus tronos a la entrada de la puerta de Samaria, y todos los profetas profetizaban delante de ellos, 1 Reyes 22:10Efrón heteo hizo negocio con Abraham en la puerta de la ciudad, acerca de la heredad de Macpela para sepultar a su esposa Sara, Génesis 23:10-11. Jesús es el Gran profeta y Gran Sumo Sacerdote que intercede en la casa del Padre por nosotros; es la entrada a la herencia celestial, nuestra tierra prometida; Jesús es el Gran Juez que juzgará a vivos y muertos al final de los tiempos.

También en la puerta se juzgaba y apedreaba a los hijos rebeldes ante los ojos de los ancianos,Si alguno tiene un hijo desobediente y rebelde, que no hace caso de lo que le dicen sus padres, y que ni siquiera cuando lo castigan obedece; entonces lo tomarán sus padres y lo llevarán ante el tribunal de los ancianos de la ciudad, y a la puerta del lugar donde viva…entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán, y morirá; así se quitará el mal de raíz de en medio de mi pueblo, y todo Israel oirá y temerá, Deuteronomio 21:18-21.

Los desobedientes y los rebeldes a su Creador serán echados afuera, las piedras que los lapidarán serán sus propios pecados no confesados y no abandonados, Pero aquellos hijos que deberían entrar al reino, serán echados a la oscuridad de afuera. Entonces vendrán el llanto y la desesperación, Mateo 8:12.

Jesús la Puerta de salvación, también es ese Juez justo que un día se sentará en su trono para justificar o condenar y lanzará sentencia a todos los rebeldes que desobedecieron su palabra, que no atendieron a sus llamadas y que hicieron como bien les pareció, que criticaron, se quejaron e hicieron toda clase de mal, Hermanos, no se quejen unos contra otros, para que no sean juzgados; pues el Juez está a la puerta, Santiago 5:9.

Jesús es la puerta a la bendición, a la libertad, a la vida abundante en esta tierra y a la vida eterna; cuando Jacob luchó con el Ángel de YHWH cara a cara, puedo constatar, que Jesús es la puerta y el camino al cielo de Dios, que para poder entrar allí es necesario enfrentarse con Jesús cara a cara, ser perdonado, limpiado y santificarse para obtener la gracia de la salvación, Jacob tuvo temor y dijo: ¡Cuán santo es este lugar! Aquí está la casa de Dios; y es la puerta del cielo, Génesis 28:17.

Jesús es la entrada a la vida plena para que todos los enfermos, los endemoniados, los pobres y los necesitados sean liberados, porque en su nombre hay poder; Pedro y Juan encontraron a un cojo en la puerta del templo llamado la Hermosa, este hombre pedía limosna, al ver a los discípulos creyó que le darían algo, pero Pedro fijando en él los ojos le dijo: No tengo oro ni plata, en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda, y al cojo se le fortalecieron los pies y los tobillos, se puso de pie saltando y alabando a Dios, Hechos 3:1-10.

Jesús es la puerta a la fe para aquellos que cojean en su espiritualidad a causa de la duda, la incredulidad y la falta de compromiso, porque hay muchos que se quedan en la puerta sin decidirse a entrar a la casa de Dios, Él vino para curar los corazones y los cuerpos, para dar esperanza y seguridad de una vida nueva; así como el cojo entró con los discípulos al templo saltando y gritando feliz, cuando muchos se determinen a Entrar por la Puerta de las ovejas, vendrán saltando gozos y darán gracias a Dios por el milagro de su salvación y podrán impactar a otros, Y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, 2 Pedro 1:11.

Jesús es la puerta a la salvación mediante el perdón de los pecados, Él, la entrada al conocimiento del Padre, es esa maravillosa puerta de oportunidad que Dios proveyó para santificarnos y reconciliarnos con Él mediante la santa sangre del Cordero que sufrió el oprobio por nuestro rescate, Por lo cual también Jesús para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Salgamos, pues, a Él, fuera del campamento, llevando su oprobio, Hebreos 13:12. Esto nos enseña que si estamos en Cristo, nuestro llamado es a salir de la comodidad para entrar a la necesidad de aquellos que también deben hallar la puerta de entrada a la vida eterna.

Jesús además de ser el camino, es la puerta estrecha, la entrada principal de la casa del Padre, es la puerta hermosa que refleja el interior de la casa, la que está abierta continuamente para que muchos tengan la oportunidad de entrar a su mansión celestial. Procuren entrar por la puerta estrecha; porque les digo que muchos querrán entrar, y no podrán, Lucas 13:24.

Es solo en Jesús que encontramos entrada a la libertad eterna y la vida abundante. El amor y la presencia de Jesús nos entran a un camino de gozo y paz que en ningún otro lugar podemos hallar, sólo el logra cambiar la historia de nuestra vida, abriendo una puerta para la plenitud de existir en esta tierra y por la eternidad.

Debemos entender que solo Jesús es la puerta por la cual todos debemos entrar a la vida, no hay otro acceso, porque solo Jesús es el camino y pocos pasarán por esa puerta estrecha a menos que se arrepientan y decidan dejar su pecado para seguir a Cristo. Amén

Mg. MEHC hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino                                                                                                                                                                                     x

One response to “JESÚS ES LA PUERTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s