¡DIOS SÍ RESPONDE!

Diapositiva1

¡DIOS SÍ RESPONDE -HAZ LO QUE TE CORRESPONDE!

A gritos clamo ayuda al Señor y Él me contesta desde su monte santo, Salmos 3:4Amo al Señor porque oye mi voz y mis suplicas, Salmos 116:1. 

Y todo lo que pidamos lo recibiremos de Él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de Él. 1 Juan 3:22. 

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados, Romanos 8:28.

A diario pasamos por momentos difíciles, y todo lo que tanto hemos pedido en oración parece que no llega, y nos preguntamos: ¿Qué estoy haciendo mal? ¿Por qué no me llegan esas bendiciones que anhelo? Entonces gemimos delante del Eterno Dios, tratando de encontrar respuesta a los interrogantes y nuestra fe se debilita, pero Dios se manifiesta a través de su palabra dándonos consuelo y devolviendo sentido a nuestro a vida.
La prueba y la demora en la respuesta a nuestras oraciones, es una forma en la que Dios va preparando todo para el bien de los que lo amamos y de acuerdo con su plan, sólo Dios hará que nuestras peores circunstancias se reviertan para nuestro beneficio, aunque en muchas ocasiones nos parezca algo imposible; en cada situación que enfrentamos Dios desea que recibamos una lección objetiva para cambiar actitudes y enrumbar nuestra vidas de acuerdo a su voluntad buena, agradable y perfecta que redunde en nuestro beneficio y crecimiento integral.
Aparentemente vemos que todo nos sale mal, que las cosas no cuadran y en el peor de los casos se complican, hasta que entendemos que no podremos solucionarlo por nosotros mismos, el Señor conoce nuestra necesidad y tiene el gobierno de nuestra vida cuando se la hemos entregado en sus poderosas manos, Mi Dios, pues, suplirá todo lo que nos falte conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús, Filipenses 4:19.
Hace poco escuché el testimonio de un hombre que tuvo que sufrir para viajar de una país a otro para poder llegar en la navidad a casa de su madre, había tenido que viajar muchas horas en bus de un país centroamericano a otro, luego debía conseguir la forma de poder viajar a su tierra natal pero no tenía dinero suficiente, además debía esperar más de una semana para poder lograr un vuelo pues ya todos estaban cerrados para la navidad, pero su deseo era llegar a la casa materna, lo cual lo llevó a orar y suplicar a Dios; en medio de su desgaste físico por los ayunos y su largo viaje, Dios estaba cuidando de él, una joven que había estado cerca durante las últimas horas en el aeropuerto fue el medio que Dios usó para bendecirlo con el pasaje y el horario preciso para volver a casa justo en la noche de la  navidad.
Así es como Dios nos sorprende, por lo tanto no debemos angustiarnos pues nuestro fiel Dios nos dará todo lo que necesitemos conforme a la multitud de sus riquezas, así que cuando suceden coincidencias, en realidad son Dioscidencias porque el Señor está obrando para dar respuesta y solución a nuestra necesidad.
¿Cómo hacemos para lograr respuestas y milagros? ¿Cómo debemos hacer para que Dios se vuelva nuestra fortaleza y provisión? Es sencillo, como cuando queremos construir algo, buscamos un libro que provea instrucciones que indiquen cómo construir o cómo armar lo que deseamos. Si deseamos saber cómo hacer para que Dios atienda nuestros ruegos, debemos ir al Manual y leer sus instrucciones, la Biblia nos enseña cómo acercarnos a Dios, qué requisitos debemos tener para hallar su gracia y su favor en el oportuno socorro. El Creador del universo es el máximo Maestro, guía y proveedor para su magna obra, Él creó al ser humano con el Manual de instrucciones incluido.
Este maravilloso manual nos enseña el lenguaje que debemos usar, la actitud que debemos tomar ante Él, los requisitos para tocar su corazón; el problema radica en que no cumplimos sus requerimientos y muchos se limitan a buscar un Dios bombero, y cuando Él no responde a sus ruegos, le dan la espalda y asumen que Dios no existe. Es como decir que yo no existo, porque no respondí el teléfono o decir que el barbero no existe porque hay muchos hombres con grande barba y cabellos largos porque no van al peluquero. El manual es muy claro al afirmar: Sus iniquidades han hecho división entre ustedes y Dios, porque sus pecados han hecho ocultar de ustedes su rostro para no oírlos, Isaías 59:2.
Jesucristo pagó por el pecado de todo el mundo, pero para que aprovechemos los beneficios de su sacrificio debemos cumplir sus requisitos: Así que arrepiéntanse y conviértanse a Dios, para que sus pecados sean borrados, y para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, Hechos 3:19. Arrepentirse es decidirse a abandonar el pecado y seguir el Camino de Cristo, pidiendo su perdón para todos los pecados que hemos cometido, y si no has nacido de nuevo, debes pedir a Cristo que se entrone en tu corazón y tome el gobierno de tu vida.
Si seguimos al pie de la letra estos sencillos pasos, la sangre de Cristo nos limpiará de toda maldad y el Espíritu santo vivirá en nuestro interior, porque nosotros no vivimos según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en nosotros, Romanos 8:9. Pues vivimos como hijos de Dios y herederos en Cristo, Juan 1:12. Porque es el Espíritu el que da testimonio que somos hijos de Dios, Romanos 8:16-17.
Es así que llega nuestra respuesta, Entonces lo invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y Él dirá: Heme aquí, Isaías 58:9. Muchos dicen ser hijos de Dios y creen que Él es su Padre, pero ¿Dios los considera verdaderamente sus hijos? Únicamente sucederá si esa persona se cobija bajo las leyes de Dios y tiene a Cristo en su corazón arrepentido lo tiene como su Señor y su Salvador, habiendo abandonado su pecado y renunciando a su vieja naturaleza de ego rebelde y desobediente. Solo Dios tiene nuestros medios invisibles de sustento y respuesta a nuestra necesidad, Al confesar su palabra y creerla nos ponemos de acuerdo con Dios.
Así como los aviones parecen romper la ley de la gravedad, pero en realidad funcionan de acuerdo a la ley de la suspensión, de igual manera debemos funcionar espiritualmente en las leyes naturales de Dios, para que trasciendan los problemas de gravedad, cruzando lo ordinario para alcanzar lo extraordinario. Solo las leyes espirituales de Dios trascienden sus leyes naturales.
Lo que necesitamos es creer, hablar, vivir y confesar su palabra y lo que digamos y pidamos será hecho. No es necesario saber la ley de la gravedad y la ley de la suspensión para viajar en avión, tampoco necesitamos saber cómo es que las cosas van a suceder; es suficiente confiar en Dios, creer a su palabra, hablarla y vivirla con fe. Así como por naturaleza aprendemos a caminar sin ser derribados por la ley de la gravedad, también debemos aprender a manejar las leyes espirituales sin ser derribados por las leyes naturales.
MEDIOS DE  RESPUESTA EN LA NECESIDAD
  1. Debo hacer lo que agrada a dios, Porque YO hago siempre lo que a mi Padre le agrada, Juan 8:29. Esta debe ser la fuerza que impulse nuestro caminar cristiano, agradar al Padre haciendo todo lo que satisface y complace su corazón, así como Abel halló gracia con su manera de vivir y actuar para Dios, dando lo mejor de su vida, no importa si despertamos envidias o celos, Dios siempre ocupa el primer lugar en nuestro corazón y estilo de vida.
  2. Debo obedecer los mandamientos,Cualquier cosa que pidamos la recibiremos de Él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de Él,  1 Juan 3:22. La respuesta a nuestras oraciones está sujeta a nuestra fe obediente a los mandatos del Eterno. Pero si mis oraciones no hallan respuesta, debo examinarme para tratar de obedecer al máximo, porque soy consciente que sus ojos siempre están sobre mí, 2 Crónicas 16:9.
  3. Debo dar testimonio de mi vida, Abraham tuvo testimonio de haber agradado a Dios, Hebreos 11:5. Debemos ser valientes y esforzados para ser santos e íntegros en toda nuestra manera de vivir, servir a Dios y bendecir a los que nos rodean con nuestros dones, talentos, capacidad, y bienes, en todo lo que somos y tenemos. Presentando nuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, Romanos 12:1. La santidad es visible a los ojos de Dios como una realidad de confianza en Él y fe en su palabra y al mismo tiempo permite que seamos amorosos y misericordiosos con los demás mostrando a Cristo.
  4. Debo desarrollar una fe genuina, Porque sin fe es imposible agradar a Dios, Hebreos 11:6. Solo con fe podemos ser gratos ante Dios, confesar las cosas que aún no vemos como si ya fueran una realidad, Romanos 4:17. Movernos en la dimensión de la fe osada y atrevida que actúa o espera según nuestra convicción y certeza a lo que Dios ha dicho, porque cerca de ti está la palabra, en tu boca y tu corazón, Romanos 10:8.
  5. Esforzarme por complacer a Dios, no al humano, ¿Busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres no sería siervo de Cristo, Gálatas 1:10. No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar y congraciarse con los otros seres humanos, sino como siervos de Cristo, de corazón, haciendo la voluntad de Dios, Efesios 6:6. Esto es hacer la voluntad de Dios con todo nuestro corazón.
  6. Debemos soportar la flaqueza de los débiles, Los que somos fuertes, debemos soportar las flaquezas de los débiles y no agradarnos a nosotros mismos. Yo diría: no enojarnos ni molestarnos por las debilidades de los otros.Cada uno agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación. Porque ni aún Cristo vivió para agradarse a sí mismo, Romanos 15:1-3.
Soportarnos unos a otros no es nada fácil, sólo se logra con el poder de Dios en nuestro ser integral. Los que somos fuertes en la fe, somos responsables de aceptar como nuestras las debilidades de los que son débiles en vez de gastarnos en inútiles criticas, censuras o quejas contra ellos, porque no buscamos nuestra propia complacencia sino la de Dios a través de un espíritu comprensivo con el prójimo, haciendo todo para beneficio mutuo y todos creciendo en fe a través del fundamento de la palabra de Dios.
Debemos seguir el ejemplo de Jesús que tampoco buscó agradarse a sí mismo, sino que cumplió la voluntad del Padre y lo que dice la Escritura. Las ofensas de los que están contra nosotros debemos tomarlas como parte del crecimiento que el Padre quiere para sus hijos, para que aprendamos consolación y esperanza para luego dar a otros para ayudarnos a vivir unidos y en paz sobre la base del amor que Dios nos da.
  1. debemos siempre dar gloria a Dios, Porque así dijo el Señor…escojan lo que YO quiero,Isaías 56:4Siempre que ustedes coman o beban, o cualquier otra cosa háganlo para la honra y gloria de Dios 1 Corintios 10:31Y todo lo que hagan, sea de palabra o de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor, dando gracias al Padre por medio de Cristo, Colosenses 3:17.
Todo debemos hacerlo como para el Señor, porque de Él viene la recompensa y la herencia, porque es a Él a quien servimos y para quien vivimos, Colosenses 3:23-24.
Nuestros medios de sustento son invisibles porque son espirituales pero reales en Dios cuando cumplimos sus mandamientos, obedecemos sus decretos y vivimos sus instrucciones fundamentadas en el Manual del fabricante; sólo así se harán realidad nuestras peticiones, ruegos y clamores cuando oramos.
Todo lo anterior se resume en: Morir a nosotros mismos, menguar para que Cristo crezca en nosotros y su vida se haga visible en nuestro estilo de vida, forma de comportamiento, y la manera de pensar expresada en nuestras palabras y actitud hacia Dios, el prójimo y las circunstancias.
Te amo, oh Señor, fortaleza mía, roca mía y mi castillo, Tú eres mi libertador y en Ti solo confío, porque eres mi escudo y mi salvación, mi alto refugio. Te invocaré porque eres digno de ser alabado y Tú me librarás de los enemigos, Escudríñame oh Dios, y pruébame; examina mis íntimos pensamientos y mi corazón, Salmos 26:2. Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno, Salmos 139:23-24. Amén.
Mg.MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino.

One response to “¡DIOS SÍ RESPONDE!

  1. Si la gente no reacciona y abandona su pecado, será como en los días de Noé, donde solo ocho personas se salvaron. Ahora no se destruirá la tierra con agua, ni las vidas perecerán ahogadas, sino será de formas más terribles que solo Dios sabe. ARREPENTIMIENTO Y ABANDONAR EL PECADO ES LO QUE NECESITA EL MUNDO SI NO QUIERE SER CONDENADO POR LA ETERNIDAD, AUNQUE NO LO CREAN, SERÁ ASÍ.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s