UNA PERSONA LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

Diapositiva1

 

UNA PERSONA LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

En verdad, todo hombre tiene entendimiento, pues el Todopoderoso le infunde de su Espíritu, Job 32:8.
El Espíritu de Dios me hizo, y el soplo del omnipotente me dio vida, Job 33:4.
Pido al Padre que de su gloriosa riqueza les dé a ustedes, interiormente, poder y fuerza por medio del Espíritu de Dios, para que Cristo viva en sus corazones por la fe, y que el amor sea la raíz y el fundamento de sus vidas, Efesios 3:16-17.
Existen una serie de características propias de una persona llena del Espíritu de Dios, pero hoy solo nos ocuparemos de cuatro aspectos importante, contenidos en el libro de Job que es el poema más antiguo del mundo; el libro de Job es muy importante porque nos enseña los más profundos principios del gobierno de Dios, y nos revele que Él trata personalmente a los hijos de su pueblo, por medio del Espíritu Santo interesado en formarnos y santificarnos para mantener la comunión y dependencia a Él.
Job es presentado como ejemplo de esa clase de ser humano de personalidad noble y recia, una persona con el más elevado ideal de carácter, y que Dios sometió a prueba para revelarle la profundidad de su vida interior y el pecado que muchas veces oculta el corazón humano, hasta que es sacado a flote bajo los rayos reveladores y santificadores del Espíritu de Dios, y que de igual manera sucede hoy, ¿Quién se da cuenta de sus propios errores? ¡Perdona y líbrame Señor, de mis faltas ocultas! Salmos 19:12.
Job es un espejo de lo que es el hombre delante de Dios, tratando de justificarse, vindicarse y rebelare contra su propio Creador queriendo evadir las faltas para que no se descubra lo que realmente guardamos en el alma, ¿He intentado ocultar mis pecados como hacen otros, escondiendo mi culpa en el corazón? Job 31:33.
De igual manera, al estudiar y analizar el libro de Job, vemos personas que aparecen en la escena una tras otra, cada una con su importancia y trasfondo de enseñanza no solo como lo fue para Job, sino que también lo es para nosotros hoy, porque cuando Dios quiere, nos trata para hacernos ver nuestras faltas, El que oculta el odio tiene labios mentirosos, y el que esparce calumnia es un necio, Proverbios 10:18.
Nada en Dios es al azar, todo tiene un significado y una razón de ser: Elifaz que significa el propósito de Dios, representa la sabiduría del mundo que señala y vuelve la espalda, Bildad significa antigua amistad, o la amistad con Baal, muestra la desconsideración que no solo acusa sino que hiere y Zofar significa pájaro mañanero que gorjea y canta, representa la amistad del hombre con el mundo que en vez de ayudar juzga y condena con dureza, pero que aunque todos nos abandonen, Dios nunca lo hará,  Salmos 27:10. Dios lidia con nuestro carácter porque nos ama y desea perfeccionarnos en Él.
Los personajes de Job son una clara ilustración de la falsa amistad que el mundo ofrece a nuestra vida, pero que especialmente, cuando estamos en problemas y horas de tribulación, nos juzgan, condenan y dan la espalda; cada personaje respectivamente, es símbolo de la sabiduría del mundo, las riquezas y los placeres mundanos, los cuales no pueden dar consuelo verdadero al ser humano, tampoco nos pueden enseñar, corregir ni disciplinar como SÏ lo hace nuestro Creador, Y este es el juicio: que la Luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas, Juan 3:10.
También aparece Eliú, este nombre se deriva de Elías y significa YHWH es mi Dios, o el hombre de Dios, por eso fue el único de todos los amigos de Job que pudo aconsejar para ayudarle a entender que su punto de vista no era correcto. Es la primera vez que Job recibe ayuda en sus horas de dolor. En Eliú vemos la clase de persona en la cual habita y obra el Espíritu Santo fluyendo a través de él. Este personaje viene a ser el principal de todo el relato del libro, Oh Dios, examíname, mira mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos, y ve si hay en mí camino de perversidad, guíame en el camino eterno, Salmos 139:23-24.
Eliú era un joven, pero Dios puede hablar a los ancianos discípulos de su pueblo a través de los jóvenes, Él puede emplearlos llevando su mensaje a otras personas. Este joven se mostraba prudente, considerando su juventud, era paciente y tímido, características propias de personas que valen en su esencia humana. Aquí vemos algunas propiedades de una persona llena del Espíritu de Dios según nos enseña el libro de Job.
1. Cuando estamos llenos del Espíritu, somos conscientes de nuestra insuficiencia y limitación. Yo soy joven y ustedes ancianos: por tanto, he tenido miedo, y he temido, declararles mi opinión. Job 32:6. Mientras más somos usados por Dios, tanto más debemos ser conscientes de nuestras limitaciones humanas, y por lo tanto de nuestra necesidad de su consejo y dependencia de Él.
Esta actitud, permite que seamos modestos y respetuosos ante los demás, esa fue la razón por la cual Eliú, fue paciente y esperó hasta que sus mayores agotaron el diálogo y dijeron todo lo que tenían que decir. Podemos tener un mensaje dado por el Espíritu Santo, pero eso no es razón para que nos ensalcemos ni nos inflemos con ímpetu por encima de otros, ahí falló Job cuando dijo: Yo soy limpio y sin defecto: soy inocente y no hay maldad en mí, y me tiene por su enemigo, Job 33:9-10. Pero la palabra dice: el que se enaltece, será humillado, Mateo 23:12. Eliú le hizo ver a Job que no había hablado justamente, y que mayor es Dios que el hombre.
Dios quiere contar con personas que tengan su propia personalidad, que tengan un carácter responsable y reflexivo ante la limitación y pequeñez humana frente a la grandeza de Dios, Él es quien nos sostiene por la fe con su sabiduría para que podamos actuar con prudencia y respeto; esto nos permitirá ser verdaderos instrumentos de bendición en las manos de Dios para que el Espíritu Santo fluya con libertad haciendo lo suyo, Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios el que hace todas las cosas en todos, 1 Corintios 12:4-6.
2. Una persona llena del Espíritu, tiene Deferencia y consideración por los demás, Yo he esperado sus razones, he escuchado sus argumentos…les he prestado atención, y no hay entre ustedes, ninguno que redarguya a Job, Job 32:11-12. La deferencia tiene que ver con el respeto a la edad, el rango y nivel de autoridad de una persona. Es necesario tener cuidado al hablar en público y en medio de la gente, es un peligro hablar desbordadamente, peor aún en estos tempos donde se persigue y se coarta la libertad de expresión y la libertad de conciencia. Cuando Dios nos da un mensaje, Él esperará y nos guiará para darlo en el momento adecuado y con las palabras apropiadas.
Esa fue la razón por la cual Eliú esperó hasta que los otros hablaron, y vemos los buenos resultados que tuvo al saber esperar el momento adecuado para expresar sus palabras. Ese joven se mostró respetuoso y paciente; fue franco y no le importó la opinión de los otros, esto nos enseña que debemos ser osados, valientes y obedientes a la voz de Dios, cuando habla a lo profundo de nuestra alma. No haré acepción de persona, ni usaré con nadie títulos lisonjeros. Porque no sé hablar lisonjas; de otra manera, en breve mi Hacedor me consumiría, Job 32:21-22.
3. Alguien lleno del Espíritu, pone la autoridad y la voz de Dios por encima de todo lo demás, Pues para que no se crean ustedes tan sabios, Dios, y no un hombre, les responderá, Job 32:13. Yo te responderé que mayor es Dios que el hombre, Job 33:12. Cuando somos llenos del Espíritu Santo, podemos experimentar libertad y seguridad ante la opinión o el qué dirá la gente, es alguien que antepone su obediencia a Dios por encima de los que se oponen y de si le gusta o no a la gente lo que Dios dice. Un mensajero de Dios no habla como loro apropiándose de las opiniones y las ideas de otras personas, se limita a decir y hacer lo que Dios le mandó, porque el espíritu del profeta, está sujeto al profeta, 1 Corintios 4:32.
Hoy Dios está llamando a muchos valientes porque quiere contar con personas de carácter firme y personalidad determinada en estos tiempos peligrosos de intimidación, opresión y engaño, Él desea llenar a muchos de su Espíritu, y que sea Él quien nos enseñe y entrene. Eliú era un joven lleno del Espíritu Santo y no calló lo que Dios puso en su corazón y que debía expresarlo a Job, Estoy tan lleno de palabra que ya no puedo contenerme, estoy a punto de estallar como el vino en odres nuevos, Job 32:18-19.
Este mismo momento fue lo que experimentó el apóstol cuando escribió: No podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído, Hechos 4:20. Una persona llena del Espíritu Santo no habla por emoción, ni por conveniencia, ni porque se le ocurrió o alguien se lo dice, solo habla, y actúa cuando está guiado por el Espíritu Santo de Dios; si así lo hacemos, nuestros mensajes y enseñanzas llegarán a más vidas, tocarán más almas y Dios hará grandes cambios y traerá bendición a la tierra.
4. Una persona llena del Espíritu, mantiene un vivo deseo de glorificar a Dios, Por tanto, varones de inteligencia oíganme: Lejos esté de Dios la impiedad, y del omnipotente la iniquidad. Porque Él pagará a cada uno según su obra, y le retribuirá conforme a su camino, Job 34:10-11. Eliú conocía a Dios, él sabía lo que Dios es, lo que Él piensa y lo que Él hace, por eso habló con firmeza y seguridad a Job a cerca de su proceder frente a Dios.
Al mismo tiempo, Eliú se sintió triste porque los que se decían ser amigos de Job no habían respondido a sus preguntas honrando a Dios. El único deseo que anima al joven Eliú era glorificar y honrar el nombre de su Creador. Esa es la clase de obreros que Dios quiere instruir y emplear siempre. Sí, por cierto, Dios no hará injusticia, y el omnipotente no pervertirá el derecho, Job 34:12.
El Espíritu Santo está en espera de hombres y mujeres que anhelen de corazón, honrar ardientemente a Dios, esa clase de obreros se asocia solo con hombres y mujeres llenos del Espíritu. ¿Acaso andan dos juntos si no están de acuerdo? Amos 3:3. Si dos caminan juntos es porque están de acuerdo, pero lo más importantes, es que primero debemos estar totalmente de acuerdo con lo que Dios es, hace y dice, Dios no se pone de parte de los gobernantes, ni favorece más a los ricos que a los pobres, pues Él fue quien los hizo a todos, Job 34:19. Dios está buscando gente justa que se deje usar por Él de acuerdo a su ministración y sus propósitos. Amén
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino

 

One response to “UNA PERSONA LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s