VIDA, PRUEBA Y TRANSFORMACIÓN

Diapositiva1

VIDA Y TRANSFORMACIÓN

He aquí mi confianza es que el Omnipotente testificará por mí, aunque el adversario me forme proceso, Job 31:35.
Dios trata al ser humano, una y otra vez, lo sana y lo libra de la muerte, para sacar su alma del hoyo, y para iluminarlo con la luz de los vivientes, Job 33:29-30.
Muchas veces cuando estamos abatidos no quetemos escuchar a nadie, pero en grandes pruebas y dolor, deseamos con ansia escuchar la voz de Dios indicándonos una salida, esto fue exactamente lo que le sucedió a Job con el mensaje de Eliú. El pstriarca oyó palabras admirables que revelaban los más profundos principios del gobierno y la bondad del Padre Dios. El mensaje de Eliú no sólo nos enseña sino que nos aclara que no hay ninguna discusión acerca del trato que Dios da a sus criaturas, además nos recuerda que Dios habla constantemente a su pueblo, pero éste no presta atención, en una o en dos maneras habla Dios; pero el hombre no entiende, Job 33:14.
El problema está en que el ser humano en la mayoria de las veces que Dios habla, hace caso omiso, no ve y no oye, por lo tanto yerra mucho; miles de personas en el mundo no identifican la voz de su Padre celestial que nos enseña y corrige de manera manera amorosa tratando de evitarnos lios, pero en muchos momentos de la vida solo nos escuchamos así mismos, y cada uno sigue sus propios razonamientos y terquedad, haciendo que Dios tenga que hablarnos a través de las pruebas, el dolor y la enfermedad para hacernos reflexionar, …Tienen tapados los oídos, Señor, y no pueden escuchar; se burlan de tu palabra, no les agrada, Jeremías 6:10b. Ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que endurecieron sus cerviz para no oír ni recibir corrección, Jeremías 17:23.
Observemos que el cuadro de Job es el de un hombre enfermo y afligido por el dolor, hundiéndose más y más cada día en su agotamiento y auto justificación, casi a punto de entrar en el sepulcro, pero mantenía su confianza en Dios, He aquí mi confianza es que el omnipotente testificará por mí. Aunque el adversario me forme proceso, Job 31:35. Job era un buen ser humano, pero le faltaba conocer más a su Creador, pero su fe y su confianza en Dios, hizo que al Eterno le dejara oír su voz en las palabras de Eliu; cuando Job escuchó atentamente, pudo hallar el poder transformador para su alma impactando su vida y la manera de verse asi mismo; el Creador Salvador necesitaba un verdadero mensajero que llevara las palabras precisas a su siervo Job, y ese era Eliú, uno entre miles; aún siendo fieles a Dios, en muchas oportunidades, necesitamos de verdaderos mensajeros que conozcan directa y personalmente a Dios, para recibir las palabras precisas de parte del Padre celestial para oír su voz y romper nuestros paradigmas mentales.
El joven Eliú era sabio porque conocía a su Creador y había esperado que sus mayores hablaran primero, pero al ver que no había respuesta para Job con sus tres “amigos”, entró a dar su mensaje. Las palabras de Eliú expresan la justicia de Dios y la amorosa ternura de la corrección divina; Dios habla a través de la gente que lo conoce, con el propósito de guiar al ser humano al arrepentimiento y traer su salvación; Eliú exclama que Dios tuvo misericordia de Job y lo libró de descender al sepulcro y que pudiera hallar redención, Job 33:24. Job tuvo que pasar por duro proceso para reconocer que el único justo es Dios,  al mismo tiempo su carácter enseñable, su fe y su confianza en Dios, le permitieron una respuesta adional maravillosa, su carne sería más tierna que la de un niño, y volvería a los días de su juventud, Job 33:25.
Desde tiempos antiguos como los de Job, vemos el bendito mensaje redentor de Cristo quien llevó en su cuerpo llagado toda la miseria y enfermedad del ser humano como consecuencia del pecado, el mensaje transformador y salvador se revela en la justicia del Padre, algo tan valioso e importante que muchos se niegan a escuchar; solo Dios tiene paciencia para hacernos entender en algún momento de nuestea vida; Él se hace oír una y otra vez para sacarnos del error con el fin de traernos a vida abundante, porque Solo Dios provee respuesta a las necesidades del alma y la sanidad al cuerpo; el mensaje de vida y salvación continua inalterable para todo el que lo recibe y cree en el Creador y Salvador, único Dios vivo, real, verdadero y fiel, Así trata Dios al ser humano, una y otra vez, lo sana y lo libra de la muerte, para sacar su alma del hoyo, y para iluminarlo con la luz de los vivientes, Job 33:29-30.
Cuando el ser humano persiste en el pecado de su obstinado corazón, debe estar seguro que la disciplina y el castigo de Dios vendrán como rayos salidos del firmamento, que llegarán sin que sepamos dónde ni cuándo, pero si entendemos y nos volvemos al Eterno, Él con su trato amoroso y correctivo, nos hará comprender el por qué del dolor, la pérdida y la aflicción; su palabra nos habla y nos conduce al auto examen para ser cambiados y caminar por el Camino, de la verdad y la vida Si nos examináramos bien a nosotros mismos, el Padre no tendría que castigarnos. Pero cuando el Señor nos castiga, es para disciplinarnos y que aprendamos, para no ser condenados con el mundo, 1 Corintios 11:31-32.
Dios nos ama tanto que Él lucha y persiste hasta ciero punto, para sacarnos del error y del pecado, y que hagamos su sagrada voluntad, si asimilamos la lección que nos enseña cada día; YHWH es el primero que desea aliviarnos y liberarnos de las presiones que nos agobian. Cuando Dios nos reprende no es para destruirnos sino para perfeccionarnos, su corrección muestra el amor del Mejor Padre que esta a favor de sus hijos para darles bienestar, tanto para el cuerpo como para el alma. Su amoroso carácter de Padre nos revela su bondad y grandeza, ese fue el mensaje de Eliú para Job, el soplo del Omnipotente hará al hombre entender, Job 32:8b. Esas fueron las palabras de Jesús a sus discípulos, El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él les enseñará todas las cosas, y les recordará todo lo que les he dicho, Juan 14.26.
Job nos representa a todos, y Eliú nos revela al Padre Dios. Podemos ver en Job esa clase de persona recta, un ser humano humilde que hace producir gracia desde el trono celestial para muchos mortales que deben y necesitar escuchar la voz de Dios para ser rescatados, direccionados y enderezadosven un proceso que dura toda la vida, con el proposito de hacer morir el yo-ego y perfeccionar el carácter y gozar de la genuina comunión con el Creador. A Job le parecia que todo iba bien, hasta que Dios derramó su luz reveladora, y con su bisturí divino empezó a quitar la venda de sus ojos y arrancó el prepucio de su corazón. Siempre llegará el momento en que nuestro falso auto concepto se derrumbe ante nuestras debilidades carnales y reconozcamos que necesitamos a Dios, su reino y su justicia, Mateo 6:33, Eliú censura la arrogancia del corazón humano hasta que Dios habla y el hombre se arrepiente:..Dios mirará sobre los hombres y al que diga: pequé, y pervertí lo recto, y no me ha aprovechado, Dios redimirá su alma para que no pase al sepulcro, y su vida se verá en luz, Job 24-28. Esto es una clara muestra de humilde arrepentimiento para vida, lo cual nuestro Creador Salvador anhela de toda la humanidad y evitarnos dolores mayores.
Dios no señala a Job ningún pecado grosero, son sus propios temores, su auto justificación y falta de humildad, lo que provocó la correccion divina, Job:3:25, el Creador estaba completando su obra en su siervo, al describirlo como un hombre perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal, Job 1: 8, y ¿qué de ti y de mi? El texto con el cual el SEÑOR Jesús nos invita a ser como Él, es exactamente en lo referente a la humildad y la mansedumbre con el propósito de cambiar nuestro auto concepto y derribar el ego. Nos queda difícil ver lo que realmente somos, debemos estar atentos y vigilar para NO inflarnos ni ufanarnos de lo que somos o hacemos en Cristo; debemos mantener crucificado y colgado el yo, humillando nuestra humana voluntad cada dia, para que sea visto en nosotros todo lo de Dios, y que sea El nuestro timón dirigiendo la barca de nuestra vida, Eliú hizo ver a Job que NO podemos lisonjearnos ni engrandecernos a nosotros mismos, pues es Dios Creador el que produce lo bueno en sus hijos y El es dueño del honor y la honra, Porque no se hablar lisonjas, de otra manera, en breve, mi Hacedor mi consumiría, Job 32:22.
Esto no es algo que aprendamos con facilidad, antes de llegar a reconocerlo, tendremos que pasar por muchas pruebas, desiertos y hoyos cenagosos de dolor y desesperación para que nuestro yo, sea humillado y reconozcamos que somos pecadores necesitados del Dios Santo, Respóndeme si puedes; ordena tus palabras, ponte en pie. He aquí, a mí, en lugar de Dios, conforme a tu dicho…tú dijiste, y yo oí…yo soy limpio y sin defecto; soy inocente, y no hay maldad en mí. He aquí que Dios buscó reproche contra mí, y me tiene por su enemigo. Puso mis pies en el cepo, y vigiló todas mis sendas. He aquí, Job, en esto no has hablado justamente; yo te responderé que mayor es Dios que el hombre, Job 33:5-12.
Job aparece tal cual es, su auto justificación y su miedo, en realidad mostraban una fe raquitica, y ocultaba su incredulidad, Job 9:16, culpando a Dios de estar ausente en toda su aflicción; también Job descubre que los argumentos de sus tres amigos son solo falacias de una aparente amistad que condena en momentos de dolor en vez de consolar y animar, por eso argumentó y los rechazó lo dicho por sus “amigos” hasta el momento que aparece Eliú; a traves de este joven, Dios habló y se reveló a Job con un mensaje inspirador y transformador; luego, la misma presencia de Dios vino sobre Job como un torbellino y una dulce voz cálida, Job 38.
Ante la voz del Creador que iluminó como luz a Job, él pudo ver su indignidad y cayó postrado a los pies del Eterno, por primera vez Job se sinceró reconociendo que era un pecador que en verdad no conocia a su Creador: Señor, solo te conocía, por lo que había oído de Ti, pero ahora mis ojos te ven. Por eso me retracto de todo lo que he dicho, y me arrepiento en polvo y ceniza, Job 42:4-6. Fue esta la primera vez que Dios aprobó la actitud de Job, perdonando a su siervo sus errores y flaquezas y vindicándolo ante sus amigos. Y sucedió que después que el Señor habló estas palabras a Job, el Señor dijo a Lifaz temanita: Se ha encendido mi ira contra ti y contra tus dos amigos, porque no han hablado de Mí lo que es recto, como siervo Job, Job 42:7. Tampoco los tres “amigos” de Job conocían a Dios y se atrevieron a juzgar y condenar.
¿Qué fue lo correcto que dijo Job? Fue su humillación ante Dios y sus palabras reconociendo su indigna auto justificación e ignorancia de su Salvador, por consiguiente ahora Job estaba listo para recibir de su Hacedor todo lo mejor y comenzar a obrar en el carácter de Job; ante la muerte del yo de Job, Dios respondió inmediatamente, concediéndole al patriarca no solo sus favores y bendiciones, sino devolviendo toda la prosperidad y bienestar que el enemigo le había robado, ¡NO es sabio contender con el Omnipotente! El que disputa contra Dios que responda. Entonces continuó el Señor y dijo a Job: Tú, que querías entablar juicio contra Mí, el Todopoderoso, ¿Insistes todavía en responder? Entonces respondió Job a Dios y dijo: ¿Qué puedo responderte yo, que soy tan insignificante? Prefiero guardar silencio ante Ti porque soy vil. Ya he hablado una y otra vez, y no tengo nada que añadir,  Job 40:15.
Desde ese momento, Job renace a una nueva vida tanto material como espiritual; es así como Jesucristo nos resucita a una nueva vida y nueva oportunidad de cambio, desde la cruz nos confirma y perfecciona con el Espíritu Santo, sacándonos de la muerte y la ignorancia. El Padre está deseando llenar a muchos que se dispongan a Cristo, aquellos que como Job se humillen y mueran a sí mismos. Dios desea revelar y destruir todo pecado oculto en el yo, lo cual muchos tratan de esconder y camuflar aparentando una falsa piedad, He aqui, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; por lo tanto no menosprecies la corrección del Todopoderoso…Job 5:17-27.
En variadas oportunidades Dios no solo tiene que  permitirnos sufrir con nuestras equivocaciones, sino que también el enemigo lo incita para hacernos daño; en su soberana el buen Padre se ve obligado a ponernos en circunstancias difíciles porque El sabe que solo asi podra pulirnos y defendernos de la crueldad del tentador, lamentablemente solo el dolor extremo nos lleva a la humildad y la trasparencia y reconocemos que no somos tan buenos como lo imaginamos. Solo en esa condición estaremos verdaderamente a los pies de Cristo, y solo entonces, aprenderemos a depender únicamente de Elohim, y solo el Omnipotente nos sustenta en esos momentos. Job 13:15-16.
Pedro fue salvó después de su caída, y Pabló renació cuando fue derribado del caballo de su orgullo religioso; el yo del apóstol tuvo que morir para que pudiera vivir perfectamente en su Mesías y Señor. Debemos morir de una vez por todas a nosotros mismos y renunciar a confiar en si mismos; solo así contaremos con los recursos de Jesucristo y Él podrá darnos lo que le dio a Job, todas las riquezas de su bondad y todos los planes de su buena voluntad para nueva vida, y aunque comenzamos con cosas terrenales, debemos terminar con las cosas espirituales, Job 31:35.
La preciosa exposición de Job es una hermosa enseñanza para cuando enfrentamos tribulaciones,  aprendemos a madurar y morir al yo en medio del dolor porque nos humillamos y nos rendimos de corazón a los pies del Eterno, Este es el mayor goce que alguien pueda experimentar al relacionarse directa y personalmente con su Padre celestial; llega el Espíritu Santo para llenarnos de su fuego y de su fruto conduciéndonos por la senda de la vida y de cara al Dios vivo, YO conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de Ti, Job 42:1.
Así es como el Omnipotente nos hace ascender por la escalera de la vida, primero nos hace bajar, nos derriba del caballo, y luego nos hace ascender en el ascensor de su gracia salvadora, hasta las alturas de su reino, Les aseguro que si el grano de trigo al caer en la tierra no muere, quedará solo; pero si muere, dará una abundante cosecha, Juan 12:24.
Bendito sea tu poderoso nombre Abba Padre, pues solo Tú eres quien nos ayuda a morir al viejo hombre, y en el lecho del dolor nos sostienes y nos hablas, solo Tú unges nuestra cabeza con el aceite fresco de tu presencia, y nos haces rebosar de gozo en el Espíritu cuando hemos aprendido la lección. Amén.

Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

                                               

 

One response to “VIDA, PRUEBA Y TRANSFORMACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s