DIOS A MI FAVOR PELEA POR MI

diapositiva12

     DIOS A MI FAVOR PELEA POR MI

Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo clame; esto se, que Dios está por mí, Salmos 56:9.
No temas, porque YO estoy contigo; no te desalientes, porque YO SOY tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. He aquí, que todos los que vengan contra ti serán avergonzados y humillados; los que contiendan contigo serán como nada y perecerán. Buscarás a los que pelean contra ti, pero no los hallarás; serán como nada, como si no existieran, todos lo que te hacen la guerra, Isaías 41:10-12.
Salmos 56, nos recuerda las huidas de David ante el ataque y la persecución de sus enemigos que lo tomaron preso queriéndolo destruir. También hay momentos en la vida de hoy, en que se levantan las fuerzas del mal para tratar de matar, robar y destruir, son tiempos de dura guerra espiritual, porque el enemigo se opone con odio ante la obra salvadora de Dios y los redimidos en Cristo, En Dios he confiado, no temeré…Salmos 56:11.
Así como un niño se siente seguro y confiado cuando su padre es el dueño del colegio o el dueño de la empresa, así como nos sentimos seguros y confiados cuando vamos en representación de alguien grande y reconocido, así la presencia de Dios y su palabra nos hacen sentir confiados y seguros contra todo ataque de las tinieblas, Ten compasión de mí, oh Dios mío, pues hay gente perversa que me persigue; a todas horas tratan de atacarme y me oprimen. Los enemigos tratan de pisotearme; pues muchos son los que pelean contra mi con soberbia, Salmos 56:1-2.
La palabra de Dios es la espada del Espíritu en nuestra boca, ella nos recuerda constantemente que toda nuestra confianza y seguridad está solo en Dios. ÉL es el único que pelea por nosotros y da nuestras batallas; aunque el enemigo arrecie su ataque haciéndonos creer que estanos solos, NO estamos solos, Dios está conmigo y contigo; si invocamos el nombre de Jesucristo y confesamos su palabra, Él nos infundirá aliento y nos guardará del mal, entonces los enemigos retrocederán el día en que yo te invoque. Esto se: que Dios está a mí favor. En Dios alabaré su palabra; en YHWH su palabra alabaré, Salmos 56:9-10. Muchas veces Abba Padre debe permitir el ataque y la dificultad porque ahi Él obtiene nuestro punto de entrega total a Él, al vernos encerrados en la dificultad y lss circunstancias extremas. Dios es fiel y si ayer me ayudó, hoy volverá a hacerlo y mañana también, pero debemos creer y consagrarnos a Él para que sea más la paz que la guerra, más la luz que las tinieblas.
No podemos dudar ni atemorizarnos aun cuando pasemos por momentos de oscuro y pesado ataque, enfermedad y dolor, aunque sintamos el agua al cuello, Cristo, el Capitán de las huestes del Padre, se levantará a guerrear por nosotros, el Varón de guerra no duerme como nosotros, Él está atento. YHWH está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada. Oh YHWH de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón, vea yo tu venganza contra ellos; porque a ti he encomendado mi causa. Cantemos a YHWH, adoremos el nombre de YHWH; porque ha librado el alma del pobre de las manos de los malignos, Jeremías 20:11-13. Dios no me falla, ni me deja sola, por tanto el día que temo, yo en Ti confío, Salmos 56:3.
Saber lo que Dios dice en la biblia nos permite conocerlo y nos infunde confianza y certeza de protección y ayuda para nuestra vida todo el tiempo y a cada momento; aunque vivamos asediados, aunque los enemigos profieran amenazas, aunque nuestros ojos naturales vean tinieblas alrededor y cosas tremendas nos sucedan, aunque parezca que la batalla arrecia, Dios está a nuestro lado haciendo algo mejor y extraordinario a nuestro favor, y dice: YO estoy contigo, YO te guardaré, Yo pelearé por ti y te daré la victoria, porque YO he vencido, Juan 16:33. Pero así como el mismo Dios hecho hombre fue probado para cumplir su mision, cada una de nuesras pruebas, tentaciones y sufrimientos, también son parte del plan de Dios para formarnos y cumplir nuestro llamado y función en su reino.
Todos los días el malo maquina contra el justo y los instrumentos de las tinieblas no cesan de hacer daño y destruir, los rebeldes, los brujos, hechiceros, y todos los que practican las obras de la oscuridad le pertenecen al maligno y él los usa como dardos contra el pueblo de Dios; David era perseguido de manera física por personas enemigas, hoy el pueblo de Dios no solo es perseguido físicamente, sino que espiritualmente hay una batalla continua que debemos enfrentar en las rodillas de oración; todos los días el maligno nos acecha queriendo acabarnos porque sabe que le queda poco tiempo, Todos los días ellos pervierten mi causa; contra mi son todos sus pensamientos para mal. Atacan, se esconden, espían mis pasos, como esperando oportunidad para quitarme la vida acechan a mi alma. ¿Acaso escaparán de su iniquidad? Oh Dios, derríbalos en tu furor. Salmos 56:5-7.
Todos los días estamos en continuo peligro, estamos expuestos y muchas veces no podemos soportar,  y aunque lloramos nos podemos escondemos en el cuarto de guerra delante del Señor, porque estamos seguros de contar con su apoyo. Para que el salmista pudiera escribir muchos de los salmos, tuvo que vivir circunstancias extremas en medio de gente mala; muchas veces tenemos que pasar por cosas indescriptibles para fortalecer nuestra confianza en Dios y saber con certeza que Él está de nuestro lado luchando a favor, por lo tanto nuestra fe debe fortalecerse cada día. Necesitamos saber cuatro cosas fundamentales para poder estar firmes, confiados y seguros en medio del ataque, las acechanzas del mal y la prueba.

1. Debemos confiar aunque tengamos miedo. Porque cuando siento miedo, yo confío en ti Señor, Salmos 56:3. El miedo es la primera reacción humana ante el ataque, el peligro y las circunstancias que acorralan, eso es normal, pero no podemos quedarnos con el miedo sino que debemos vencerlo, poniendo toda nuestra confianza en el Hacedor de maravillas, Aunque ande en valles de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque Tú Señor, estarás conmigo, Salmos 23:3-4.

Si tengo mi confianza puesta en Cristo, nada podrá destruirme. Como David, también nosotros somos frágiles y nos atemorizamos ante el peligro y la amenaza del mal, pero así como el salmista se fortaleció en Dios, nosotros también podemos llenarnos de valentía para sobreponernos ante toda amenaza y adversidad, porque todo ésto puede ser cambiado por nuestra fe y confianza en el Poderoso Dios de Israel. Él abre caminos, cumple promesas, nos da luz en las tinieblas y hace milagros sorprendentes, ¡Ten confianza en el Señor! Ten valor, no te desanimes! ¡SÍ, ten confianza en Dios! Salmos 27:14.

2. Debemos estar seguros de la fidelidad de Dios, En ti confían los que conocen tu nombre. Por cuanto Tú, Oh YHWH, no desamparas a los que te buscan, Salmos 9:10, La palabra de Dios y su Espíritu Santo nos infunden aliento y fuerza para ser guerreros valientes no cobardes que se amilanan.

Estar seguros en Dios es tener claridad de su grandeza, conocer su señorío y comprender que Jesucristo es Rey de reyes y Señor de señores y sabiendo que nuestro Dios es el poderoso vencedor en batalla. Es necesario conocer a Dios para poder confiar en Él; no podemos confiar en alguien que no conocemos, ni hemos caminado ni compartido con esa persona. Jesucristo y su evangelio es nuestra referencia de confianza en Abba Padre; su palabra es activa y es poder, Porque las misericordias del Señor jamás terminan, pues, nunca fallan sus bondades; son nuevas cada mañana; ¡grande es su fidelidad! Lamentaciones 3:22-23. Si Dios cuida de las aves y su creación, ¡cuánto más hará por mí y por ti! Mateo 6:26.
Como la mujer embarazada no ve cómo crece su hijo en el vientre, así nosotros aunque no vemos a Dios con ojos físicos. ÉL está en nosotros y a nuestro favor contra el fuego de la opresión y las tormentas del mundo, Él está obrando maravillas y milagros peleando nuestras batallas, Eclesiatés 11:5.

3. Es necesario confiar en las promesas de Dios. El Señor cumplió su promesa, y les dio paz en todo el territorio. Sus enemigos no pudieron hacerles frente, porque el Eterno entregó en sus manos a todos sus enemigos y les dio la victoria. No faltó palabra de todas las buenas promesas que el Señor había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió. Josué 21:44-45. ¿Cómo podemos tener apoyo y fuerzas en el día del conflicto y contra el asedio del enemigo, si no conocemos las promesas de Dios?

Debemos leer mínimo dos veces al día la palabra de Dios y meditar en ella todo el tiempo, necesitamos mantenernos alineados con el cielo, mantener el fuego ardiendo en el altar, orar y adorar juntos para levantar nuestras nuevas generaciones con el alimento de la palabra de Dios. Todas las promesas que Abba Padre nos ha dado se cumplirán. Confiemos en Él y su palabra, el Señor será honrado en toda bendición, todo lo bueno que nos sucede y en todas las batallas ganadas ÉL es digno de gracias y reconocimento, Pues en Cristo se cumplen todas las promesas del Padre, en Él todas son Sí y por Él son, amén por medio de nosotros, para gloria de Dios, 2 Corintios 1:20. Así que cuando somos libres del mal y bendecidos, Dios es exaltado y glorificado.
Necesitamos ser formados de diversas formas y en todas las áreas de nuestra vida para aprender a descansar en Dios, nuestra seguridad está en Él y su palabra confesando su nombre y sus promesas; con certeza no seremos avergonzados si a YHWH hemos invocado. Debemos enseñar y entrenar nuestra mente para responder rápidamente con la palabra ante cualquier ataque y situación de conflicto. Cuando vencemos en Cristo somos testimonio para que otros vengan a rendirse a Dios. Él nos ha dejado un legado de promesas y somos herederos de ellas porque lo que vale ante el asedio del enemigo  y la prueba es el poder que hay en lo que el Eterno ha dicho, ponle la firma y avanza en victoria, Isaías 40:8 y  1 Pedro 1:25.
Nuestro amado Salvador pudo vencer al enemigo y lo enfrentó en el desierto diciendo, escrito está, confirmando así lo dicho por el Padre. Si no conocemos la biblia y no recibimos promesas de Dios, tampoco podremos enfrentar al enemigo ni vencer en momentos de enfrentamiento. No podemos ser perezosos en este tiempo, no podemos dejar de estudiar y escudriñar la palabra, esgrimiéndola cuando oramos y adorando con ella, no podemos apartarnos del altar, debemos llenar nuestra vida de Dios y sus dichos en nuestro corazón y la mente para declararla en el momento oportuno, Y estas señales seguirán a los que creen: en mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si beben cosa mortífera, no les hará daño, sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán, Marcos 16:17-18. Dios es fuerte en nosotros, y el campo de batalla es la mente, la iglesia juega a ser iglesia, pero el diablo no juega a ser diablo, ese viene a destruir.

4. Debemos Confiar que Dios es bueno, El Señor nos espera, para tener compasión de nosotros; Él está deseoso de mostrarnos su amor, el Todopoderoso es Dios de justicia y será exaltado teniendo misericordia de nosotros. ¡Dichosos todos los que esperan en Él! Isaías 30:18. La naturaleza del Eterno es amorosa bondad y paciencia, por sus atributos su misericordia es infinita pero el tiempo se agrava en el mundo, asegurémonos en Jesucristo, para ser formados y entrenados como valientes soldados y aguerridos como verdaderos discípulos guerreros en quienes Él pueda derramar sus bendiciones y podamos ver el poder de sus hazañas.

Cristo ya lo dio todo en el calvario, ¿cómo no va a querer vernos en victoria, defendernos y bendecirnos, si el Padre no escatimó ni a su propio Hijo para darnos vida y libertad? Confiemos nuestra vida a Dios y entreguemos todo en sus manos; cuando hay un llamado El Padre perfecciona y entrena en el campo de batalla para que aprendamos a enfrentar con valentía al enemigo y sus vientos contrarios; YHWH nos guardará si confiamos totalmente en Él, humillémonos y adoremos a sus pies. El Buen Padre nos sostendrá en su regazo, YHWH Gibor-Zabaot pelea nuestras batallas con poder. No dejemos de dar gracias mencionando a todos en oración, para que el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que es nuestro Abba, nos de su poder, sabiduría y revelación en su conocimiento. Efesios 1:16-17.
Comparto este hermoso mensaje porque Dios me ha hablado y me ha fortalecido en mis constantes pruebas con su palabra y me ha dado su victoria a través de la predicación dada el día de hoy con su siervo en la reunión congregacional, por eso, no dejen de congregarse, Hebreos 10:25.
Oremos: Abba Padre danos de tu presencia y rodéanos de tu gloria, escóndenos de las acechanzas y los dardos del maligno, alumbra nuestro entendimiento, para que sepamos a qué nos has llamado, a qué nos enfrentamos, pero a la vez, que conozcamos las riquezas de tu herencia; ayúdanos y defiéndenos para ver las grandeza de tu poder y majestad a nuestro favor para los que creemos en Ti, en tu palabra y la fidelidad de tu amor en medio de la opresión y las sombras del mal; cúbrenos con tu preciosa sangre Amado Señor y llenamos más y más de tu Espíritu y que el poder de tu palabra sea nuestra espada y nuestro escudo. Amén. Acompáñame desde donde estas a orar con Salmos 20, un texto de guerra en oración. Necesitamos estar en pie de guerra contra todo lo que se está moviendo en el mundo, NO DUERMA, VELE.
Mg. MEHC, Hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

                                                                                                                       

One response to “DIOS A MI FAVOR PELEA POR MI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s