EL PADRE MÁS BUENO Y EL MEJOR

diapositiva1

Tan compasivo es el Padre Dios con los que lo aman y respetan como lo es un padre terrenal con sus hijos, Salmos 103:13.
Miren cuán gran amor nos ha dado el Padre: que nos llama hijos de YHWH; y lo somos. Por eso el mundo no nos conoce, porque ellos no lo han conocido a Él. 1 Juan 3:1.
Hijo mío, no desprecies la disciplina del Eterno, ni te ofendas por sus reprensiones. Porque el Padre disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido, Proverbios 3:11-13.
A largo de mi vida, he podido experimentar lo que es la disciplina, la corrección y la enseñanza en amor; desde niña mis padres que eran campesinos que habían llegado a la ciudad, nos educaron a mi y a mis nueve hermanos de manera continua; muchas veces fueron duras reprimendas que nos dejaba dolor en el cuerpo, pero que luego se sanaba mientras nosotros aprendiamos a crecer para llegar a ser seres humanos de dignidad y valor.
En casa cada vez que alguno hacia una pilatuna o deliberadamente hacia algún daño la disciplina era segura que vendría; con el tiempo mis padres empezaron a practicar otros tipo de castigos, ya no era con la correa o la vara, ellos nos quitaban lo que más nos gustaba, como era jugar o tener momentos con los amigos y compañeros de escuela fuera de casa. De igual manera sucede con Dios, su amor infinito de Padre y su compasión por sus hijos, lo lleva a agotar los recursos y la paciencia; y aunque nos perdona cada vez que venimos arrepentidos a Él, nos permite el dolor, las pérdidas, caídas, errores, lágrimas, malos tiempos, etc., con el propósuto de perfeccionarnos y hacer de nosotros buenos hijos representantes de su reino, el necio desprecia la disciplina de su padre, pero el que hace caso a la reprensión se hace sabio, Proverbios 15:5.
Dios Padre el es mejor Padre, nunca disciplina porque sí, ni hace nada injusto ni indebido; Él suele llamarnos la atención, advertirnos y exhortarnos de diversas maneras intentando que comprendamos lo que está mal para que enderecemos los paso; pero muchos no atienden y sufren las consecuencias, luego se enojan, sin admitir que ellos estuvieron eludiendo y haciendo oídos sordos a los llamados y advertencias del Padre Bueno: es por eso que llega no solo el momento del dolor, sino de enfrentar la disciplina, la corrección y la enseñanza. Un padre hace que sus hijos lleguen a ser buenos ciudadanos y personas agradables, más que por palabras y disciplina, por el buen o mal ejemplo que marcará a vida de sus hijos. Las acciones hablan más fuerte y dejan más huella que las palabras, Camina con integridad el justo, sus hijos son dichosos después de él, Proverbios 20:7.
El Padre Dios nos ha dejado el ms grande ejemplo de amor, santidad y rectitud con la vida hermosa que mostró Jesucristo para luego ir a sufrir y morir en la cruz por ti y por mi. En la biblia encontramos ejemplos de vidas humanas que cambiaron con la disciplina y las consecuencias de sus pecados, pero también personas que a pesar de Dios hablarles muchas veces, persistieron en su terquedad y maldad y perecieron; nadie tiene tanta paciencia ni podrá amarnos tanto como el Padre Dios; si nos corrige, lo hace sabia y oportunamente porque es nuestro Padre Creador que nos conoce perfectamente y sabe cuál es el trato y la disciplina para cada uno; nadie sabe de nosotros, mejor que el  Padre que nos formó con sus propias manos en el vientre de la madre, Para nosotros no hay más que un solo Dios, YHWH, el Padre de quien proceden todas las cosas, y para quien vivimos; y un solo Mesías Salvador, mediante el cual existen todas las cosas, incluso nosotros mismos, 1 corintios 8:6.
Somos seres humanos, pero también espirituales, por lo tanto necesitamos el amor y la presencia del Padre Dios para ser  correcta y verdaderamente enseñados, corregidos y entrenados para la vida, y es procesado solo aquel que decide volverse a Dios, entregar su vida a Jesucristo y comprometerse con el reino del Eterno; esa persona podrá alcanzar una posición de hijo amado, cuidado, sostenido, enseñado, corregido y dirigido por su Padre Eterno, no importa si las demás personas se alejan y nos dan la espalda, El Padre Dios siempre estará ahí y nos sostendrá de su poderosa mano, Aunque mi padre y mi madre me abandonen, YHWH, mi Padre, se hará cargo de mí, Salmos 27:10.
Cuando mi padre me llevaba de la mano, jamás podré arrancar de mis recuerdos, su fuerte, gruesa y grande mano sosteniendo mi pequeña manito para dirigirme a la escuela; era algo que me hacia sentir amada, feliz, segura y protegida. Así es con Dios nuestro Padre, Él nos lleva de su mano poderosa y nos guarda de todo mal, es más, muchas no caminamos cuando estamos muy cansados, porque Él nos carga entre sus brazos. Hoy día miles de personas están necesitadas de un Padre que les haga sentir que son amadas, aceptadas, acompañadas y dirigidas, y ese Padre perfecto es Dios, él único que llenará vacíos, sanará corazones heridos y cerrará heridas si se vuelven a Dios, Y como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece YHWH de los que lo aman y lo respetan, Salmos 103:13.
Nuestros padres no son perfectos, su amor por lo tanto, aunque pueda ser real y sincero, es imperfecto, el Mejor de todos los padres es el Padre Dios; lamentablemente, los padres terrenales con su forma de vida, actitudes y ejemplo son los que alejan a sus hijos del Padre celestial, por eso a muchos les cuesta ver a Dios como su Mejor Padre, por eso son incrédulos, paganos, necios e inclinados al mal, ¿Así es como le pagan a YHWH, el Señor? Pueblo necio y sin sabiduría, ¿no es Él tu padre, tu Creador? ¡Fue el Eterno Dios el que te creó y te dio el ser! Deuteronomio 32:6. ¡No sigas evitando a tu Padre Eterno, no sigas dándole la espalda a Quien te ama como nadie más te amará! No solo nos ama y corrige, sino que nos protege y defiende en el momento mismo del peligro.
Dios nos ama, nos busca, nos llama, nos cuida y desea hacer de cada uno, personas conforme a su corazón. Con Abba Padre no nos falta nada, con Él siempre somos oídos porque Abba Padre siempre tiene tiempo para cada hijo; con el Padre Dios somos aceptados, tenidos en cuenta, estamos acompañados donde estemos porque camina a nuestro lado dándonos identidad de hijos y haciéndonos sentir que le pertenecemos y que un día habitaremos en su casa, el reino de los cielos, para siempre, Nunca te abandonaré, ni jamás te desampararé, Hebreos 13:5b.
La gran mayoría de las veces, nuestros padres terrenales, nos desilusionan y lastiman, y muchos abandonan y se olvidan de los hijos que engendraron, también nosotros como padres fallamos, pero definitivamente el mejor de todos los Padres es nuestro Padre Dios, Él tiene mucha paciencia para esperarnos, pero todo tendrá su fin y su momento definitivo. Dios Padre es misericordioso, justo y clemente, lento para reprender en su enojo y grande en bondad; Él no nos paga como lo merecemos, sino que se compadece de nuestras debilidades y limitaciones, pero así como Él es Amor, también es fuego consumidor, Misericordioso y clemente es YHWH, lento para la ira y grande en misericordia, no contenderá para siempre, ni guardará su irá eternamente. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras maldades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados, Salmos 103:8-10.
El Padre Dios llena y cubre todas las necesidades del ser humano, es Padre, es hermano, es esposo, es amigo y compañero, es el confidente ideal y perfecto, rodeándonos de su más dulce y tierno amor, lo he podido experimentar y vivir a cada paso de mi vida de manera directa, real y maravillosa, por eso lo escribo y lo comparto. Si no fuera por mi Padre Dios en Jesucristo y su divino Espíritu que habita en mi, no se dónde estaría ahora ni qué sería de mi vida, Hubiera yo desmayado, si no creyera que veré la bondad de YHWH en la tierra de los vivientes, Salmos 27:13.
El Padre Dios es la Roca de los siglos que me sostiene, me alienta, me da fuerzas, me da valor y me hace sentir feliz y segura, Sin Él, nada soy ni nada podría hacer. Con Abba Padre mi vida tiene significado y razón de ser. Es por Papito Dios que puedo ser responsable, sensible, enseñable, tierna sin importar los problemas o la falta de aceptación y compresión de la gente; soy lo que soy y tengo lo que tengo en Jesucristo que me ha aceptado; soy amada por Abba Padre. Él es mi Padre y me ama, yo soy su hija y lo amo, El Creador que hizo el mundo y todo lo que en él hay, es el Señor de cielo y tierra, Él no habita en templos hechos de manos humanas, ni es servido por manos de hombres, como si necesitara algo de nosotros, pues el Padre es quien da vida a todos y da el aliento a todas las cosas que existen, Hechos 17:24-25.
Los hijos no necesitan tantas cosas materiales, necesitan la presencia, el amor, el tiempo y el cuidado de los padres: si los padres aman al Padre Celestial y tienen a Jesucristo en su corazón, serán padres que amen, corrijan, consuelen, construyan y enseñen a sus hijos para proveerles la clase de vida que ellos necesitan, así les quedará más fácil a los pequeños y a los jóvenes amar al Padre Dios, entrena a tu hijo en el camino que debe seguir; y no se apartará de él ni en la edad avanzada, Proverbios 22:6.
El mejor legado y herencia que un padre puede dejar a sus hijos es vivir para Cristo, amar al Padre y representarlo de corazón, vida y mente, eso se reflejará en el amor y el trato que da a la esposa, la madre de sus hijos. De ello dependerá la calidad de personas que los padres están dejando a esta sociedad que necesita reconstruirse y enderezarse. Así que ustedes no se preocupen tanto por lo que van a comer o a beber, no se desesperen. Porque la gente del mundo es la que busca ansiosamente todas esas cosas; pero su Padre celestial sabe que tienen necesidad de ellas. Mejor ocúpense en buscar el reino de Dios y su justicia, y esas cosas les serán añadidas, Lucas 12:29-30.
OREMOS: Amado Padre celestial, agradecemos tu infinito amor y misericordia, te suplicamos que ayudes a cada padre y madre que hay sobre la tierra, para que sean semejantes a ti, para que sus hijos, nuestras nuevas generaciones, crezcan en medio del amor, la verdad, la justicia, la fidelidad, la responsabilidad y la espiritualidad que tanto necesita este mundo. Hemos orado en el poderoso nombre de Jesucristo tu Hijo Amado. Amén.
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s