ORAR, PODER TRANFORMADOR Y RESPUESTA

Diapositiva1

ORAR, PODER TRANSFORMADOR Y RESPUESTA

En Cuanto a mí, que el Señor me libre de pecar contra Él dejando de rogar por ustedes. Antes bien, les enseñaré a comportarse de manera buena y recta, 1 Samuel 12:23.
Oren por nosotros, que estamos seguros de tener conciencia tranquila, ya que queremos portarnos bien en todo. Pido especialmente sus oraciones para que Dios me permita volver a estar pronto con ustedes, Hechos 13:18-19.
La oración es fundamento esencial en nuestra vida personal como hijos de Dios y creyentes en Jesucristo; es el mejor medio de relacionamos con nuestro Hacedor; cuando suplicamos al Eterno por nuestras necesidades, estamos orando, y cuando rogamos por las necesidades de otros, estamos intercediendo, ambas son oraciones en las cuales ponemos peticiones específicas en las manos de YHWH haciéndonos conscientes y actuales de la realidad que enfrentamos y la eternidad que viviremos, lo cual nos permite crecer en dependencia y gobierno de Dios en nuestro peregrinaje terrenal, busquen el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas les serán añadidas, Mate0 6:33. Orar e Interceder es una bella forma de ser usados por Dios a favor de otros.
Al orar reflexionamos y pensamos en lo que decimos, lo cual nos permite someter y adecuar nuestra voluntad a la del Eterno YHWH para pedir como conviene. La oración eleva nuestros pensamientos humanos a los pensamientos divinos reconociendo que Dios existe, que  Él es una realidad viva y eterna mientras nosotros somos temporales, así aprendemos humildad y aclaramos que nada bueno alcanzaremos por nuestro propio, individual y mezquino esfuerzo y que por lo tanto necesitamos de Aquel que es Todopoderoso y Todo suficiente. Somos ramas del Gran Árbol y dependemos del alimento de su sabia gloriosa, Juan 15:5.
Orar es arma vital del cristiano que siempre obtiene respuesta con maravillas, milagros y prodios; con la oración tocamos el corazón del Padre y sus manos se mueven para bendecir, liberar, sanar, restaurar, proteger, cambiar y transformar situaciones, no solamente a nuestro favor, sino de muchas otras personas, lugares y naciones cuando hay peligro y ataque de las tinieblas. La oración es parte vital del ministerio sacerdotal, del cual hacemos parte todos los redimidos y justificados en la sangre del Cordero y en Abba Padre somos sus atalayas, Porque los ojos del Eterno están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones, 1 Pedro 3:12.
Aunque nuestro Creador conoce de manera exacta y pormenorizada toda nuestra vida, necesidades y pensamientos más íntimos; YHWH es omnisciente, todo lo sabe y nos conoce en detalle, pero como nuestro Padre celestial desea que le estemos hablando y contando todo lo nuestro, porque cuando oramos abrimos nuestro corazón a Dios, Él obra y todo yugo y barrera se rompen por el poder de su mano y su palabra. Jesucristo se refirió a la oración cuando dijo: Todo aquel que pide, recibe; el que busca,  halla; y al que llama, se le abrirá, Mateo 7:8.
Nuestro Salvador al morir rompió el velo y nos abrió el libre acceso al Padre, para orar e interceder, marcando así una continua renovación en lo personal, lo familiar y lo social; es orando e intercediendo donde libramos nuestras batallas a los pies del Todopoderoso con nuestra oración cargada de fe, para derribar grandes muros e impedimentos de maldad e impiedad, y sabemos muy bien que a un corazón contrito y humillado, Porque Dios no desprecia y nunca nos falla, Abba Padre nos habla cuando oramos y está atento prestando particular atención a cada uno de sus hijos, Y antes que clamen, responderé YO; mientras aún hablan, YO habré oído. Isaías 65:24.
La oración es poder transformador porque cuando oramos hay rendición y humillación ante el Creador, hay agradecimiento, hay adoración y alabanza porque todo nuestro ser se descarga y nuestro corazón se desarma del yo viciado y cargado; Dios nos quiere a cada uno, por eso con la oración su presencia se acrecienta en nosotros, para fortalecernos en autoridad y poder haciéndonos luminares en medio de las tinieblas haciéndose realidad las promesas y la palabra de Dios ante nuestros ojos, Y esta es la confianza que tenemos en YHWH, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él  nos oye. Y si sabemos que Él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho, 1 Juan5:14-15.
Es urgente orar e interceder como nunca antes, es ahora, es ya, continuamente y cada vez que respiramos, la oración debe hacerse una forma de vida y parte de nuestro permanente caminar, para que se fortalezca nuestra alma y crezcamos en el fruto del Espíritu, ser nuevas y mejores personas cada día y que podamos hacer frente a los actuales momentos complejos, proféticos y dramáticos que vive la humanidad y la tierra para que lo que parece imposible se haga posible. Porque la fe agrada a Dios y llama las cosas que no son como si ya fueran, Romanos 4 y Hebreos 11.
Es un privilegio poder orar y tener fe, son coraza y armadura de guerreros en la presencia del Comandante en Jefe que nos permite enfrentar las pruebas más álgidas, los momentos más amargos y vencer toda tentación asidos de la mano que todo lo sostiene y al mismo tiempo nos mima y brinda y su divina ternura; lo crucial de todo esto es obedecer al Creador para rendir nuestros deseos a su perfecta, buena y agradable voluntad, esto sí que tiene poder transformador y trae cambio celestial para renovarnos y perfeccionarnos en Jesucristo de adentro hacia afuera, Enséñame a hacer tu voluntad, porque Tú eres mi Dios; tu Buen Espíritu me guie a tierra firme, Salmos 143:10.
La mejor forma de aprovechar el tiempo es estar orando e intercediendo puesto que vivimos momentos de crasa maldad, amenazas y peligros latentes debido a que la humanidad ha escogido hacer su propia voluntad y no la de Aquel que nos ama, nos perdona y nos salva; dejemos de pensar y fabricar nuestros propios planes, permitamos que sea Dios quien marque nuestro derrotero mientras oramos e intercedemos, jamás lo humano será mejor a lo del Creador del universo, Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos, Efesios 5:16.
Aprovechemos el tiempo orando y clamando activamente por todo lo que está sucediendo entre la gente, en el mundo, los países, los gobiernos y la corteza terrestre; necesitamos con urgencia traer sanidad, liberación, despertar espiritual y avivamiento celestial en medio de nuestras familias y naciones. Abandonemos el sueño, la pereza, la inercia y la apatía espiritual, seamos ese cordel de tres dobleces. Uno solo puede ser vencido, pero dos podrán resistir mejor. Además la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente, Eclesiastés 4:12. ¡Señor, que venga tu reino y que se haga tu voluntad aquí en la tierra como en el cielo! La oración transforma vidas, renueva la Iglesia y despierta naciones para volverse al Creador. Oremos todo el tiempo, es nuestra tarea.
Cuando oremos:
  1. Sometamos la voz del ego-yo a la Voz del Eterno, Gálatas 2:20
  2. Silenciemos la voz del mundo, con la palabra m predicada y enseñada, 1 Juan 2:15.
  3. Acallemos la voz de satanás con la palabra de Dios vivida y confesada, Santiago 4:7.
  4. Escuchemos la voz del Espíritu Santo y no la de los extraños, Romanos 8:26.
  5. Guardemos silencio cuando Dios habla y oremos en el Espíritu porque Él coloca el querer como el hacer en nuestro corazón, Filipenses 2:13.
Perseveren en la oración, velando en ella con acción de gracias, Colosenses 4:2 y Santiago 5:13.
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino.

One response to “ORAR, PODER TRANFORMADOR Y RESPUESTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s