AUTORIDAD Y PODER

Diapositiva1

AUTORIDAD Y PODER LIBERADOR

Señor, Dios de nuestros padres, sólo Tú eres Dios en los cielos. Tú eres el gobernante de todos los reinos de la tierra. Tú eres fuerte y poderoso y no hay nadie que pueda hacerte frente, 2 Crónicas 20:6.
El Creador hizo la tierra con su poder, Él puso orden en su creación, y extendió los cielos con su sabiduría; con su voz se produce muchedumbre de aguas en el cielo, Él hace subir las nubes de lo postrero de la tierra; da relámpagos con la lluvia, y saca el viento de sus depósitos, Jeremías 10:12-13.
El Espíritu de YHWH el SEÑOR, está sobre mí, porque me ungió YJWJ; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Padre, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sión se les de gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar de espíritu angustiado; y serán llamados árboles ce justicia, plantío de YHWH, para gloria suya, Isaías 61:1-3.
Cuando hablamos de la voz de Dios se hace referencia a la autoridad y el poder que hay en su nombre y su palabra, y que nosotros por fe creemos, recibimos, aceptamos y nos apropiamos para confesarla, orar y ministrar en el poderoso nombre del único Salvador, Jesucristo Rey; nuestro Creador nos ha equipado para enfrentar la guerra contra el enemigo, esa guerra es un conflicto constante, no es para tener miedo, estancarnos o quedarnos mirando, es guerra espiritual para hacer avanzar el reino de Dios, para que sus soldados crezcan, maduren, venzan y luego venga el descanso divino en las vidas y el ambiente que nos rodea. Reuniendo a los doce les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermos, Lucas 9:1. Nuestro Creador y salvador es el vencedor de la guerra y el victorioso en cada batalla, ÉL ES EL ÚNICO DIOS VERDADERO.
La autoridad y el poder del cristiano, del hijo de Dios, del nacido de nuevo y lleno del Espíritu, es espiritual sobre el mundo natural, para usarla contra el diablo y sus demonios, para romper sus artimañas y desmenuzar sus dardos de maldad, para exponer el contenido bíblico y que se haga realidad como lo dice Isaías 61. La voz de Dios, su nombre y su palabra bíblica son el poder y la autoridad legal desde lo espiritual a lo natural, proceden de Dios quien tiene el poder y la autoridad por su Espíritu que fluya en su pueblo que respeta y se somete a la autoridad divina, Y pondrás sobre él parte de tu dignidad a fin que le obedezca toda la congregación de los hijos de YHWH, Números 27:20.
La autoridad y el poder espiritual son algo que todo creyente debe conocer y ejercitar para caminar Con Pasos Firmes en Dios avanzando en el reino del Eterno mientras estamos en este mundo, viviendo bajo la soberanía y Majestad de Aquel que nos creó y nos salvó, con el propósito de que haya vida, paz y orden sobre la tierra. Conocer, aprender de Dios y su palabra, es hoy algo demasiado importante y urgente ante los tiempos peligroso y duros que enfrentamos. Miren que les he dado autoridad para hollar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada les hará daño. Lucas 10:19.
Los hijos de Dios podemos estar cuidados y protegidos junto con toda nuestra familia y la nación donde vivimos si estamos llenos del Espíritu, esa llenura se obtiene cultivando una relación estrecha con Jesucristo, una comunión ininterrumpida alimentándonos de su palabra, orando, alabando y adorando su poderoso  nombre y contando sus maravillas, esta es una parte de los requisitos que necesitamos para ejercer y vivir la autoridad y el poder espiritual en la poderosa mano del Omnipotente que nos respalda cuando actuamos en su nombre, Y aunque yo insista un poco más de la cuenta en nuestra autoridad, no tengo porque avergonzarme; pues el SEÑOR nos dio la autoridad para edificación de la comunidad y no permitir que sea destruida, 2 Corintios 10:8.
Si alguien es probado y siente que no puede vencer, debe pedir al SEÑOR Jesucristo para que le dé su Espíritu; Él intercede ante el Padre, el ruega que nos sea enviado su Espíritu para que podamos andar en Él y vivir por Él, que no se apague su Espíritu en nosotros y el nuestro no muera; Jesucristo nos prometió que Él y el Padre harían morada en nosotros, por lo tanto, nuestra amistad, poder y autoridad en Dios también están basados en amarlo, si lo amamos, le hablamos y por lo tanto le servimos, esto es comunicación en esa relación espiritual extraordinaria. Jesús le contestó: el que me ama, hace caso a mi palabra; y mi Padre lo amará, y Él y YO haremos morada en Él. Juan 14:23
Si no tenemos comunión con Dios el Espíritu Santo se apaga en nosotros y ya no tenemos autoridad. Nuestra autoridad y poder espiritual que redunda en cosas visibles implica también responsabilidad para honrar y dignificar al Eterno YHWH, siendo obedientes a su palabra y sujetándonos a las autoridades que están por encima de nosotros en nuestra vida natural; la realidad es que los que andan sin Cristo, están expuestos, son vulnerables e indefensos ante los ataques de las tinieblas, Sean sobrios y velen; porque su adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar, 1 Pedro 5:8.
El poder lo recibimos cuando Cristo es nuestro Salvador y está sentado reinando en nuestro corazón; además de lo anterior, la autoridad también puede ser impartida por un ministro cuando es guiado por Dios a imponer sus manos sobre otra persona en un acto de gloria y soberanía de Dios sobre aquellos que son llamados a ejecutar una tarea específica en el reino de Dios y para ser el sucesor de un siervo, como aconteció con Josué que vino a ser guía del pueblo después de Moisés. Y YHWH dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él; lo pondrás delante del sacerdote y de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos. Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de YHWH le obedezcan. Números 27:18-20.
La presencia de Jesucristo en su Espíritu que nos fue dado, es una confirmación de su poder y autoridad en nosotros al ser salvos y marcados como posesión del Padre con el sello del Espíritu Santo, por eso podemos ser instrumentos de poder en sus manos, su Espíritu nos capacita para ordenar a los espíritus inmundos los cuales se nos sujetan, salen y se van cuando los echamos fuera; esta es una gran bendición que poseen los servidores del reino que han sido ungidos por Dios para ser sus ministros; un ministerio establecido por Dios viene a ser un árbol que da sombra a quienes lo rodean, primeramente para amar al cónyuge; Cristo es la cabeza del varón que ama a su esposa, honra y obedece al Eterno según lo establecido en su palabra. Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad, 1 Timoteo 3:4. Un hombre así, tiene gran autoridad y poder en Dios porque sobre él hay cobertura del Eterno.
Hay muchas personas que han llegado a Cristo y son salvos, pero aún siguen atados cargando maldiciones y cadenas que les impiden correr bien la carrera y no pueden ver las bendiciones que YHWH tiene para ellos; unos porque no quieren y no se comprometen a andar con Dios, otros porque ignoran, otros porque se empeñan en hacer lo que les parece bien a ellos; algunos saben y buscan ayuda para ser liberados; lo maravilloso de todo es tener a Cristo como SEÑOR y Salvador y que también podamos auto liberarnos en su nombre, en el poder de su palabra y bajo el fuego del Espíritu Santo; sin embargo en algunos casos, necesitamos ser liberados con la ayuda de ministros, siervos e hijos de Dios, Entonces llamando a sus doce discípulos, el SEÑOR les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, para sanar toda enfermedad y toda dolencia, Mateo 10:1
Debemos tener claro que una persona poseída por espíritus inmundos, no es cristiana y no ha nacido de nuevo, por lo tanto necesitan la ayuda de un verdadero hijo de Dios y nacer de nuevo; cuando decidimos voluntariamente recibir a Cristo como SEÑOR y DIOS, los demonios huyen y salen porque Jesús está reinando en nuestra vida, pero si alguien vuelve a caer en los mismos pecados habiendo recibido a Cristo, los demonios regresan, oprimen, atormentan y hacen peor daño, porque Cuando el espíritu inmundo sale de la persona, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desordenada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrando en la persona, se quedan a vivir allí; y el postrer estado de aquella persona viene a ser peor que el primero. Así le acontece a esta mala generación, Mateo 12:43-45.
Si andamos rectamente y tenemos la espada bien afilada no tenemos que cortar tan fuerte, pero a medida que nos acercamos al tiempo final, vemos más personas poseídas y manejada por espíritus demoníacos, escuchamos continuamente de suicidios, homicidios, genocidios, violencia y abusos de toda clase, porque miles sobre la tierra necesitan ser salvos y libres, por lo tanto debemos entrenarnos para esta batalla de choque de poderes, porque aún el enemigo tiene poder de parte de Dios, un poder limitado claro, pero NO TIENE AUTORIDAD, nosotros los redimidos SI la tenemos y debemos activarla. Después los santos del Altísimo recibirán el reino, y poseerán el reino para siempre, por los siglos de los siglos, Daniel 7:18.
Podemos ministrarnos y ayudarnos a nosotros mismos, a nuestra familia y a quien Dios nos muestre hacerlo para que haya libertad espiritual y física. Quizá por ser tanta gente atada sobre la faz de la tierra, no pueden todos ser ayudados pronto por un ministro servidor del Reino Santo, pero todos deben aprender y hacer lo suyo para recibir liberación directa del Varón de Guerra: santificándose, apartándose del pecado y consagrándose a Cristo y su palabra. Con Cristo hay libertad. Todo cristiano genuino tiene poder y autoridad para resistir, reprender, atar y echar fuera al maligno en el nombre der Jesucristo, Él nos ha hecho soldados y guerreros. Porque ninguno que milita, se enreda en los negocios del mundo, a fin de agradar a Aquel que lo tomó por soldado. 2 Timoteo 2:4.
Tenemos una pelea frontal y abierta contra las fuerzas del mal, pero podemos auto liberarnos bajo el fuego del Espíritu Santo, el poder de la palabra de Dios y en la autoridad que hay en el nombre de Jesucristo de Nazaret; lavados en su sangre tenemos que romper cadenas y vencer las tinieblas. Aunque para muchos el mundo de los demonios les resulta arcaico y ridículo, en algún momento tendrán que reconocer la realidad y darse cuenta de la gran maldad que se cierne sobre la humanidad y que es efectuada desde el mundo espiritual: niños abusados, crimen organizado, violencia, guerra, perversión, gobernantes tiranos, mentes oscuras y leyes y leyes que se oponen a la verdad y el diseño de Dios, etc., ¿De dónde viene tanta maldad? Satanás el príncipe de este siglo gobierna el mundo y ha hecho morada en miles de vidas que han decidido ignorar y blasfemar contra su Creador, En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen del Padre, 2 Corintios 4:4.
No solo hay una maldad generalizada, hay una maldad personificada que tiene inteligencia maquiavélica para destruir vidas, familias y naciones enteras, satanás y su reino de maldad organizado, A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad y pecaste; por eso te eché del monte de Dios y te arrojé…se enalteció tu corazón…YO te arrojé por tierra; delante de los gobernantes de las naciones para que miren en ti…te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran…espanto serás, y para siempre dejarás de ser, Ezequiel 28:16-19. Esta es la razón por la cual nuestra lucha y nuestra guerra no es contra personas de carne y hueso, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo en las regiones celestes, Efesios 6:10-20.
Los demonios se manifiestan en las personas de diversas formas: con ira, tristeza, depresión profunda, deseos de venganza, celos, adicciones, querer morirse, impureza sexual, avaricia, afán de poder y riquezas, etc., si estas manifestaciones son frecuentes y profundas hasta llegar a exacerbarse no vienen por voluntad humana, son problemas espirituales que brotan de la oscuridad al corazón humano para causar destrucción y muerte de la gente que tienen cautiva y llevarlos al infierno; son señales de que alguien necesita urgentemente ser liberado, Y esta es la condenación: que la Luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la Luz, porque sus obras eran malas, Juan 10:19.
Hay gente que permanece con pensamientos de frustración, soledad y derrota agobiante, son emociones y sentimientos dados por el destructor de las vidas y las almas, los demonios son personalidades espirituales que continuamente ocupan un espacio para acabar con todo a su paso, Jesús dijo: El ladrón solo viene para hurtar, matar y destruir: YO he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia, Juan 10:10. Dios es gozo, paz y vida no destrucción, pero tampoco podemos calificar todo como demoníaco, hay enojos y emociones negativas que son de la naturaleza humana, algo que debe ser controlado por el Espíritu Santo y su fruto para no darle rienda suelta al cuerpo, Gálatas 5:16-26.
Los demonios saben y conocen las debilidades humanas y se aprovechan de eso para lanzar sus dardos y ejercer opresión; satanás es diestro en utilizar la vulnerabilidad de la gente convirtiéndolas muchas veces en sus vehículos de maldad, aprovechándose cuando  pecamos y somos débiles, causando problemas espirituales nocivos, agravando el estado mental, emocional y espiritual de muchos; esto se vence solo con el poder y la autoridad espiritual extraordinario que procede del Creador y Salvador rompiendo toda cadena y lazo del diablo, Jesús lo dijo: Así que, si el Hijo los liberta, serán verdaderamente libres, Juan 8:36.
Somos templos del Espíritu Santo, no podemos colocar nuestro cuerpo al nivel de una casa vieja y acabada por causa del pecado y el desorden moral; no podemos dilapidar la morada del Espíritu de Dios, ni disipar nuestra vida que le pertenecen a Cristo que nos compró a precio de sangre; andar sin Cristo y sin la ley de Dios está echando a perder miles de vidas y almas que están cayendo diariamente en el infierno. El enemigo ha desplazado de muchos corazones, el lugar que le corresponde a Jesucristo, ha torcido el camino y la visión de miles; su incredulidad los hace sentirse mal, y no ven solución a sus problemas, pero Dios dice: Miren a Mí, y sean salvos, todos los términos de la tierra, porque YO SOY Dios, y no hay otro, Isaías 45:22-23.
Nuestro Salvador es grande y muy misericordioso, nos ha dado espacio, libertad y salvación para vivir digna y honorablemente; cuidemos nuestra salvación por favor, lea Hebreos 2:1-4. Si andamos en santidad y obediencia a Dios, nuestro campo de acción y avance, se ensancharán y nuestra vida se llenará de luz para ver posibilidades en el campo de batalla. ¿Por qué sigues viviendo en el pequeño espacio en que el enemigo te ha puesto y te mantiene cercado? Saca los intrusos de tu vida, saca los demonios que se han posesionado de tu cuerpo, ellos deben ser expulsados porque son los que te generan dolor, enfermedad, estancamiento y muerte. no tengas temor de rechazarlos y echarlos fuera, Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio, 2 Timoteo 1:7.
El poder y autoridad espiritual contra satanás, sus demonios y contra todo mal lo obtenemos solo en Jesucristo como SEÑOR y Salvador. La autoridad es el derecho a ordenar a los demonios que se vayan, debe ir asociada al poder y el artífice y fuente del poder es el Espíritu Santo que trabaja con la palabra de Dios. El poder se desarrolla en nuestro andar diario con Cristo, orando, intercediendo, adorando y ayunando y velando, porque hay géneros de espíritus que solo salen con oración y ayuno, Mateo 17:21; debemos andar sumergidos en la palabra, la espada de doble filo: por un lado ataca al enemigo y por otro lado nos defiende haciendo su efecto para el cual es enviada, Isaías 55:11; también debemos ser llamados, confirmados y comisionados y que explote la gloria de Dios para que los demonios salgan despavoridos, por lo tanto la liberación no es en nuestras fuerzas, sino por dirección y poder de Dios. Zacarías 4:6, Efesios 6:10-20. Lea Hechos 19:11-20.
El uso de las armas espirituales que el Eterno nos ha dado, son para usarlas mediante un entrenamiento continuo en la lucha, las pruebas y los desiertos, son formas divinas para crecer, pulirnos, edificarnos y desarrollar vida en el espíritu y ser efectivos en el mundo espiritual; en una mano llevamos la autoridad y en la otra ejercemos el poder; todo esto son disciplinas de la fe cristiana que nos hacen más que vencedores en Cristo, por lo tanto debemos vivirlas y ejercerlas hasta el último día que estemos en este mundo, usemos bien la palabra y pongámosla en acción, 2 Corintios 10:4-6.
Todo poder y autoridad vienen del Dueño del universo, Si abriste puertas a los demonios, es hora de cerrarlas porque el tiempo apremia, saca, echa fuera y expulsa a los demonios con la autoridad y poder en Cristo.
a) Perdona y serás perdonado. Mateo 6:14; perdonar le quita derecho legal al enemigo arrojándolo lejos, porque se cambian los sentimientos negativos por los principios y virtudes de Dios.
b) Abandona el pecado voluntario y deliberado. Hebreos 10:26-27. Pecar a sabiendas de lo que hacemos ya no queda más sacrificio por el pecado, solo una horrenda expectación de juicio y fuego que devora a los enemigos de Dios. Si sigues pecando estás cediendo terreno al enemigo, así que arrepiéntete, abandona el pecado, se santo y conságrate a Dios.
c) Identifica pecados y maldiciones que se han hecho repetitivos en ti y en tu familia, Éxodo 34:6-7. En la palabra hay maldición generacional para los que no están en Cristo y viven sin la ley divina, pero estando en la gracia y habiendo nacido de nuevo, si se falla y se vuelve a la vieja vida, cada uno pagará por su propio pecado, Romanos 2:5-15. Así que renuncia y échalos fuera. Pecados como el adulterio, la fornicación, la impureza sexual, la perversión, la mentira, la borrachera, la maledicencia, los que aborrecen a su prójimo, etc, lo cual lleva al divorcio, destrucción de la familia y descomposición de la sociedad. 1 Corintios 6:9-10 y Apocalipsis 21:8.
Libérate, no te intimides, abandona toda carga; Jesucristo es el SEÑOR de señores y Rey de reyes, tienes autoridad y poder en su nombre, si tienes que ayunar, ayuna el tiempo que sea necesario, ora, clama y gime hasta lograr tu libertad y tu paz. Jesucristo ha vencido y nos ha dado la victoria, niégate a la invasión de los intrusos demonios; ellos tendrán que huir cuando te vean consagrado y santificado sometido al gobierno del Padre y bajo el fuego del Espíritu. Liga tu mente a la mente de Cristo para vencer los malos pensamientos, une tu corazón a su corazón, sé como Él y vive en su presencia, Mateo 28:18. Y al vencedor, al que guarda mis obras hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones, Apocalipsis 2:26.
Tenemos puesto de autoridad en el reino y gobierno de Cristo, Estamos sentados en lugares celestiales junto a Él, Efesios 2:6; Somos linaje escogido, real sacerdocio y nación, santa…1 Pedro 2:9. Dejémonos procesar por Dios, seamos rectos, profundicemos en nuestra relación con Él: examinémonos día a día para que haya arrepentimiento y confesión de pecados; Dios ira revelando y hablando para saber qué hacer en cada caso, crucifiquemos nuestra carne, mirémonos en el espejo de Cristo y la palabra, Salmos 26 y 139. La gracia liberadora del Eterno nos ayudará a seguir nuestro camino Con Pasos Firmes en Dios.
NO entables diálogo con los demonios, ordénales con autoridad y poder y échalos fuera, exígeles que salgan de tu vida, tu casa, tu familia y la nación y guarda tu liberación. Come palabra, ponla en práctica y declárala con tu boca, ser libres y cuidar la liberación le da la gloria al Padre y abofetea al enemigo; para cada área de nuestra vida, hay palabra, fortalezcámonos y afirmémonos en las verdades eternas de Dios, todo se encuentra en la Biblia, porque desde los días de Juan Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, pero solo los valientes lo conquistan por la fuerza, Mateo 11:12. Esa fuerza está en la autoridad y el poder que proceden de Dios cuando hacemos guerra espiritual y ministramos liberación, Amén.
Mg, MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.
20200701_184513

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s