PRIMER MANDAMIENTO-PRINCIPIO DE FIDELIDAD

Diapositiva1.JPG

PRIMER MANDAMIENTO-PRINCIPIO DE FIDELIDAD Y ENTREGA

No tendrás otros dioses delante de Mí, Éxodo 20:3, Deuteronomio 5:7.

Los que rinden culto a dioses falsos, dan la espalda a todas las misericordias de Dios, Jonás, 2:8. Y quien haga ofrendas o sacrificios en honor a otros dioses, será maldito y condenado a muerte, Éxodo 22:20.    
Para aquellos que andan detrás de otros dioses se les multiplicarán los problemas, Salmos 16:4Por lo tanto, amados míos huyan de la idolatría, 1 Corintios 10:14.
En junio de 2016 tocamos el tema de los diez mandamientos, los cuales se abordaron desde el punto de vista literal de la ley y la doctrina, pero como el Eterno Dios de todo lo creado no se queda estático en legalismo ni ritualismo, sino que desde lo natural enseña lo sobrenatural, hoy me sigue guiando en el Espíritu para estudiar y profundizar sus maravillosos decretos e instrucciones. Porque en verdad, la palabra de Dios es viva, y poderosa, es más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma humana, llega hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón, Hebreos 4:12.
Dios le dio los diez mandamientos a Moisés porque él entendía los caminos del Padre, este siervo no se quedó mirando solo las letras escritas en las tablas de piedra, tampoco se quedó en los hechos que lo rodearon, Moisés no se quedó en la ley del NO, él vio más allá, vio la grandeza del amor y el cuidado del SEÑOR, por eso Moisés deseo profundizar su relación con su Creador conociéndolo de cerca y cara a cara, Dios hablaba con Moisés cara a cara, como quien habla con un amigo, y después Moisés regresaba al campamento…Éxodo 33:11a.
Moisés entendió la forma en que debía adorar, su fidelidad se la debía solo a Dios y su pueblo también debía ser fiel al SEÑOR y en lo ordenado por El, Y ahora, Israel, ¿Qué requiere de ti el SEÑOR tu Dios, sino que temas al SEÑOR tu Dios, que andes en todos sus caminos, que lo ames y que le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma, guardando los mandamientos del SEÑOR y sus estatutos que yo te ordeno hoy para tu bien? Deuteronomio 10:12-13.
La preposición delante, denota que hay algo más importante que lo antecede y ese algo o alguien, permanece ahí, No tendrás otros dioses delante de Mí, Éxodo 20:3, Las preposiciones sirven para aclarar un pensamiento dentro de una oración gramatical, la preposición es un elemento que no se puede quitar porque altera el sentido de una verdad; pero cuando se añade el “Delante de Mí, está aclarando que Dios el eterno Dios Creador y Sakvador, no somo es el Primero, sino que siempre está ahí como un eterno presente todo el tiempo: Él nos rodea :al frente, junto, cerca y en aquellos que saca del yugo opresor para guiarbos por el camino de la vida con libertad.
Por su parte el pronombre otros, está puesto en lugar de un nombre implicando que primero hay una persona o una cosa más importante que antecede una relación; si se tiene a otro, se está reemplazando al primero con alguien más, fuera de Aquel que es más importante y está antes; ese otro está sobrando y está fuera de la relación, por lo tanto, no tiene nada que ver con el auténtico y el verdadero porque quebranta el principio de fidelidad. Al decir otro y otros, está dando el sentido de traición a una relación que ya estaba establecida antes. Es como cuando se está casado y alguno de los cónyuges tiene a otra persona extraña a la relación y está por fuera del pacto matrimonial usurpando y reemplazando al propio esposo o esposa, esa persona está siendo un infiel adúltero que daña el pacto matrimonial que se celebró con antelación y al cual se debe toda honestidad e integridad, No habrá en ti dios ajeno, ni te inclinarás a dios extraño, Salmos 81:9.
La fidelidad es un principio que nace en el corazón de Dios para ser implantado en el corazón humano; fidelidad es firmeza en el amor, constancia en una relación afectuosa y permanencia a un pacto y un acuerdo; la fidelidad es responsabilidad y cumplimiento ante compromisos adquiridos y establecidos con antelación. Es tan importante la fidelidad en la biblia que Dios la menciona 277 veces, su fiel amor lo compara con la relación de los esposos dentro del vínculo matrimonial, Porque tu marido es tu hacedor; YHWH de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel, Dios de toda la tierra será llamado, Isaías 54:5,
Dios es como un esposo fiel que ama, cuida, sustenta y defiende, y todo lo que hace y dice es verdadero; en su fidelidad Dios siempre tiene tiempo para atendernos y escucharnos, de igual manera nuestra atención e interés debe estar puesta en Dios, mucho mayor que la atención y la importancia que le damos a la persona que amamos, Jesús dijo que el que ama más a alguna otra persona que a Él, no es digno de Él, Mateo 10:37, Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto de generación en generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos, Deuteronomio 7:9, Mateo 10:37. 
La infidelidad es un abismo en el cual está sumido la sociedad de hoy, aunque hay varios miembros de una familia bajo un mismo techo, son unos completos extraños unos a otros, los esposos se traicionan y los hijos ignoran a sus padres. Por otra parte, la rectitud de una persona solo es posible si tiene como centro de su vida al Dios Creador y Salvador. Rendirnos y entregarnos a Cristo nos hace santos y nos permite ser fieles y honestos en nuestras relaciones porque su Espíritu nos guía con su sabiduría a la luz de su presencia haciéndonos prácticos en el fruto del Espíritu Santo. Por ninguna razón podemos tener dioses extraños diferentes al Creador y Salvador, al contrario, debemos tener al Eterno Dios como único Dios, como la persona más importante que impacta y transforma nuestra vida con su amor y su verdad de manera extraordinaria. Dios es Espíritu, y los que lo adoran deben adorarlo en espíritu y en verdad, Juan 4:24.
El Primer mandamiento, No tendrás otros dioses delante de Mí, Éxodo 20:3, no es una simple restricción a NO tener dioses ajenos y extraños, es un amoroso llamado a la fidelidad y la entrega total a Dios; debemos rendirnos incondicionalmente en amor a Cristo y sin reservas; servirle con verdad y honestidad permitiendo su gobierno y su dirección en toda nuestra vida porque solo Él nos ayuda a cuidar de nuestra salvación tan grande, Hebreos 2:1-3. Este primer decreto o mandato es la tierna exhortación del Padre Fiel para que sus hijos se sujeten a su voluntad y descansen entre sus firmes brazos que siempre están abiertos para recibir y bendecir incondicionalmente a todo aquel que se acerque a Él en arrepentimiento. El Primer Mandamiento, No tendrás otros dioses delante de Mí, es un firme llamado de atención para que fijemos nuestros nuestro corazón y nuestros ojos en Jesucristo y depositando nuestra vida a su único representante en la tierra que nos dejó: El Espíritu Santo, Juan 14:26  y 15:26, para ayudarnos a permanecer unidos al Padre y caminando por la senda estrecha de su verdad bíblica, algo que para una mente inteligente debe resultarle obvio y lógico al estar en frente del coloso SEÑOR del universo, Job 38:3-11.
La hostilidad que se respira en el mundo, es consecuencia de la infidelidad a Dios, la familia, el prójimo y nosotros mismos: muchos en algún momento se han comprometido con Dios, pero al final lo han abandonado y dado la espalda; los padres han hecho promesas a los hijos que no cumplieron, los esposos se han prometido amor a la hora de casarse, pero luego se traicionaron, todos en alguna medida han violado los votos, las promesas y los compromisos. La fidelidad se desprende de la fe en lo que creemos y amamos viéndose reflejada en lo que vivimos. Si las personas no creen a Dios y su palabra, tampoco podrán ser fieles a nadie, ni siquiera a ellos mismos, de ahí el dicho de que tus pensamientos te traicionan, porque lo que hay en el corazón es imposible esconderlo, ¡Ojalá pudiera retirarme al desierto y no tener que estar viendo tantas infidelidades de mi pueblo! ¡Todos se han vuelto tras los ídolos, y me han traicionado! Ezequiel 9:2. YO convertiré la tierra en desolación, por cuanto han cometido infidelidad, declara el SEÑOR Dios todopoderoso, Ezequiel 15:8.
La fidelidad es un principio, que se convierte en virtud y cualidad cuando la practicamos; Dios requiere que sus administradores y mayordomos le sean fieles. No importa nuestra inteligencia, personalidad, habilidad y arduo trabajo si no somos fieles y nadie puede confiar en nosotros. La fidelidad lleva implícita muchos más principios como la honestidad, integridad, lealtad, confiabilidad, responsabilidad y verdad; solo en alguien fiel podemos depositar nuestra confianza sea en la familia o en cualquier otro grupo social; si no hay fidelidad no podemos apoyarnos ni sustentarnos unos a otros, y mucho menos esperar algo bueno de alguien sin dudar, ¿Es usted fiel? ¿Las personas que ama pueden depender de usted con confianza y tranqjilidad? Si alguien carece de fidelidad, entonces no es tan valioso como se imagina que es, Reconoce, pues, que el SEÑOR tu Dios es Dios, el Dios fiel, que guarda su pacto y su misericordia hasta mil generaciones con aquellos que lo aman y cumplen sus mandamientos, Deuteronomio 7:9.
Los esposos cuando se aman sinceramente, son fieles, es un honor y un privilegio ser fiel a quien se ama, en el matrimonio la fidelidad mutua hace fácil la entrega y la confianza el uno al otro sin ninguna restricción, de igual modo debemos amar a Dios y entregar a Él todas las áreas de nuestra vida; Dios es nuestro marido, Jesucristo es el esposo para su iglesia, ese maravilloso esposo que en algún momento vendrá a buscar a su esposa deseando encontrarla limpia, sin mancha y sin arrugas; en esa limpieza, en ese estar sin manchas y sin arrugas está implícita la fidelidad al pacto de su gracia. El esposo es llamado a amar profundamente a su esposa, por lo tanto, le debe toda su entrega y fidelidad de manera total, en mente, corazón y obra, Que todos tengan en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal; porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen impurezas sexuales, Hebreos 13:4.
La infidelidad, roba, estafa, traiciona, miente, engaña y es irresponsable; tristemente muchos viven este estilo de vida diariamente y sin embargo esperan que los demás les sean fieles y que Dios los bendiga. La falta de fidelidad es una crisis de primera magnitud, es crisis espiritual, moral y personal por no ser fieles, debemos detenernos a pensar si el Señor Jesucristo al final de la vida nos podrá decir: …Bien, buen siervo fiel: sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor, Mateo 26:23.
No se trata simplemente de estar a pases con Dios, orar y ayunar, Dios desea que seamos fieles a Él para que podamos hacer el bien y ser bendecidos de manera integral. Dios no quiere activismo espiritual, desea que seamos fieles a sus instrucciones y en lo que ha encomendado en nuestra mano, así lo poco será mucho en la presencia de Dios, pero lo mucho es nada sin Cristo. Muchos no reciben bendiciones, no entienden la palabra, y sus vidas están pobres espiritualmente, porque no son fieles en lo poco, A las personas rectas las guía su integridad; pero a los hombres falsos los destruye su falsedad, Proverbios 11:3.
La mayor tragedia de la sociedad actual es su alejamiento a su Creador, la ignorancia y el desdén al Dios que da vida, protege y es Fiel para guardarnos en todo lugar y momento. El gran problema de la ideología del mundo es el desconocimiento del Dios que se mantiene cerca al pecador arrepentido. Hay abundancia de información en la cultura del mundo a la cual todos corren como moscas a la miel porque creen a cualquier cosa, pero no se fían de Dios ni confían en lo que Él dice en la Biblia, sino que desprecian, odian, tergiversan y acomodan su palabra para vivir a su acomodo, por eso el común denominador es la infidelidad, la irresponsabilidad, la traición y la falta de confianza. No podemos ser fieles si no estamos llenos del Espíritu de Dios, El gajo de la fe que es fidelida en el fruto del Espíritu Santo nos hace constantes, perseverantes, consagrados y honestos en el amor a Dios y el prójimo, Y si no les parece bien servir al SEÑOR, escojan hoy a quien van de servir: si a los dioses que sirvieron sus padres…o a los dioses…en cuya tierra habitan; pero yo mi casa, serviremos al SEÑOR, Josué 24:15.
La fidelidad es clara muestra y manifestación del amor auténtico, ardiente y delicado; el mensaje del Evangelio y el conocimiento de Jesús es una relación fiel no una religión infiel, la idea de religión lleva a la gente a tener que inventar dioses, pero la fidelidad reconoce solo al Dios Creador y Salvador. El alejamiento ante lo realmente santo es lo que ha llevado a la humanidad al punto más bajo de maldad y traición debido al individualismo y el desamor de la indiferencia y la incredulidad, puesto que los dioses del mundo no pueden dar nada bueno porque son inventados y fabricados por los hombres, por eso sus seguidores fríos, distantes e infieles al Dios vivo, real y verdadero y tampoco pueden tenerse confianza unos a otros, Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Él los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen, Romanos 1:28.
Debemos ser fieles primeramente a Dios, luego a la familia, también en las finanzas y los encargos que Dios ha depositado en nuestras manos, Y si no han sido fieles en el uso de las riquezas injustas, ¿cómo se les podrá confiar las riquezas verdaderas? Lucas 16:11; si alguno no puede ser fiel en estas áreas, tampoco podrán ser fiel en ninguna otra parte; el esposo debe ser moral y sexualmente fiel, pero miles fallan, por eso el mundo anda de adulterio en adulterio, de impureza en impureza, de corrupción en corrupción y de engaño en engaño, pero el que tal hace, es falto de entendimiento y corrompe su alma, Proverbios 6:32. La fidelidad debe estar en todo momento, en todo lugar y en todas las tareas que tengamos a cargo.
Los adúlteros, los ladrones, los mentirosos, los deshonestos, los religiosos, los legalistas, los malos administradores, los desleales y traicioneros son idólatras, ellos están cometiendo estos y muchos otros pecados, porque tienen como dios a su vientre, a su codicia, a su mezquindad y a su ego, por lo tanto, no están cumpliendo el primer mandamiento y no pueden experimentar las bendiciones de vivir en su voluntad. El marido que descuida a su esposa por el trabajo, el deporte o cualquier otra cosa que captura la mayor parte de su tiempo y su atención, ya está siendo infiel. Y sucederá que, si alguna vez te olvidas del SEÑOR tu Dios, y vas en pos de otros dioses, y los sirves y los adoras, YO testifico contra ustedes HOY, que ciertamente perecerán, Deuteronomio 8:19.
Hoy más que nunca debemos ser fieles porque estamos viviendo tiempos peligrosos de mucho engaño, como cuerpo de Cristo debemos estar unidos por la fidelidad bien entendida, en temas de verdad y justicia, no en superficialidades. ¿De qué te sirve ser fiel a un equipo deportivo, si no eres fiel para con Dios, tu familia y el pueblo al cual fuiste injertado? ¿Cuál es la disculpa para tu falta de fidelidad? ¿Por qué siempre argumentamos que no hay tiempo? Necesitamos humillarnos delante de Dios y arrepentirnos de nuestra infidelidad y demás pecados, reconocer el fiel sacrificio de Jesús para ser transformados y totalmente protegidos eternamente. Todo fue hecho de lo que no se ve, pero sea grande o pequeño, la fidelidad de Dios es evidente en todo el universo, Fíate de YHWH de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconoce a Dios en todos tus caminos…Proverbios 3:5-10.
Examínese y vea si ha sido infiel para que pida perdón a Dios y a quienes usted les ha fallado, cambie de actitud y estilo de vida para que los demás puedan confiar en usted, Recuerde: El Primer mandamiento no es simplemente una restricción del NO que Dios nos pone, es un principio de fidelidad y entrega que debemos vivir a diario. Amén

Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

                                                                             

 

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s