SEGUNDO MANDAMIENTO-PRINCIPIO DE LEGITIMIDAD

Diapositiva1

 

SEGUNDO MANDAMIENTO – PRINCIPIO DE LEGITIMIDAD

EN LA DEVOCIÓN Y ADORACIÓN

AL ÚNICO DIOS VIVO, REAL Y VERDADERO

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque YO SOY Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos, Éxodo 20:4-6.
Porque según el número de tus ciudades fueron tus dioses…y según el número de tus calles…pusiste los altares de ignominia, altares para ofrecer incienso a Baal, Jeremías 11:13. Y me volvieron la cerviz, y no el rostro; y cuando los enseñaba desde temprano y sin cesar, no escucharon para recibir corrección. Antes pusieron sus abominaciones en la casa en la cual es invocado mi nombre, contaminándola, Jeremías 43:33-34.
Vemos la exactitud y actualidad de la palabra de Dios al mencionar la multitud de dioses e ídolos que ha hecho la humanidad a través de la historia, no es algo nuevo que la gente rechace al verdadero Dios por correr tras la mentira y el encantamiento de la idolatría y la religiosidad pagana, aún dentro de la misma casa de Dios hay idolatría y abominación, el mismo pecado en distinto tiempo con diferentes actores, ¡qué barbaridad! Dios en su amor sigue hablando, sigue llamando la atención a la humanidad deseando que se arrepientan y sean salvos, ¡qué fidelidad la de nuestro Padre Eterno en Jesucristo Rey! Mejoren ahora sus caminos y sus obras, y oigan la voz de YHWH su Dios, y Él se arrepentirá del mal que ha hablado contra ustedes, Jeremías 26:13; Esparciré sobre ustedes agua limpia, y serán limpiados de todas sus inmundicias; y de todos sus ídolos los limpiaré, Ezequiel 36:25.
Este segundo mandamiento es complemento al primero que prohíbe tener dioses ajenos en el corazón humano, este nos prohíbe específicamente la fabricación o tenencia de imágenes, figuras de talla y todo aquello que suplante y usurpa la genuina presencia del Dios vivo y la invocación verdadera al único y verdadero SEÑOR que merece toda nuestra adoracion; los ídolos pueden ser personas, cosas, pasiones o vicios, que llevan a la gente a la idolatría y una falsa devoción que es adulterio espiritual que vuelca la adoración a diosecitos inventados por los seres humanos. Más allá de una simple prohibición a NO fabricar imágenes de talla, Dios nos alienta y exhorta a la legitimidad y pureza en la devoción, adoración y consagración espiritual genuina al Dios Espíritu, único en grandeza, gigante en majestad, soberano en realeza celestial, único en verdad total y poderoso en obras…YO SOY el Dios todopoderoso: anda delante de Mí, y se perfecto, Génesis 17:1; Oye pueblo mio, y te amonestaré, si me oyes, NO HABRÁ EN TI dios ajeno, ni te inclinarás a dios extraño. YO SOY YHWH tu Dios, Salmos 81:8-10a.
Cuando vamos a adquirir algo que nos gusta y deseamos tenerlo como nuestra propiedad, todos queremos lo legítimo, original, auténtico y verdadero, y por supuesto no vamos a llevar una burda y vulgar imitación falsa engándonos a nosotros mismos, solo por pagar unos pocos pesos de menos; debemos ser aútenticos y genuinos empezando por nuestra adoración y relación con El Amado, si queremos vivir a plenitud. Nuestro Creador es SEÑOR de señores, Dios de dioses, Rey de reyes, Creador de la originalidad, lo legal, auténtico y verdadero, único digno de adoración desde lo más profundo de nuestro corazón, le debemos devoción fiel en respeto espíritual porque Él es santo. Así como Él es Legítimo y Verdadero, igual debemos ser nosotros, no usurpadores. Nuestro Dios Creador es fuente del derecho y la legalidad, El Todopoderoso Dios, nunca tuerce la justicia ni el derecho, Job 8:3. YO SOY el Dios Todopoderoso, que amo el Derecho, odio el latrocinio en el holocausto. Fielmente les daré su recompensa, y haré con ellos un pacto eterno, Isaías 61:8.
Este versículo es muy claro al decir que Dios “odia el latrocinio en el holocausto” lo cual habla en contra de la adoración, devoción, alabanza y sacrificio a dioses extraños y falsos, lo cual es idolatría; el latrocinio es corrupción y robo maquinado en injusticia, engaño y fraude. Nuestro Creador es el Juez, Abogado y Legislador por excelencia, nadie como Él que guarda y defiende la legalidad del derecho en verdad y justicia, Ciertamente, Dios no hará injusticia, y el omnipotente no pervertirá el derecho, Job 34:12. Lo justo, recto y legal es adorar en espíritu y verdad al Verdadero Dios vivo Creador y Salvador no permitiendo otro dios que usurpe y robe nuestra fe.
El segundo mandamiento, No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque YO SOY Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos, Éxodo 20:4-6, Nos enseña que la idolatría trae maldición de generación en generación a familias y naciones porque el SEÑOR del Derecho, de lo legal y las cosas rectas, es justo, bueno y santo, por lo tanto todo el que es de dura cerviz, obstinado y desobediente a lo que Dios establece con verdad, es tomado como idólatra, y llevará el castigo, Porque como pecado de adivinación es la rebeldía y como idolatría la obstinación, 1 Samuel 15:23. Una persona que persiste en hacer lo que ella quiere y no le importa Dios ni lo que Él dice, es idólatra, esclavo de su propio ego, de su propio yo soberbio y necio, esa persona sufrirá las consecuencia de su pecado.
Es apremiante asegurarnos de la verdad bíblica, para entender el peligro del cual Dios nos advierte tratando de alejarnos de toda corrupción humana y castigo por el pecado idólatra de suplantación al Dios Creador. El que rinde culto, venera imágenes y es esclavo de vicios y pasiones, adora y sirve a satanás, pues detrás de cada ídolo y dios fisico falso hay un demonio que roba, usurpa y suplanta la gloria que solo le correspinde al Creador y Salvador; la idolatría es como brujería que encanta, engaña, manipula y destruye. Este segundo mandamiento es un llamado a la legítima y genuina adoracion y devoción espiritual al Dios Dueño del universo. Cuando adoramos y seguimos solo al Dios Creador y Salvador somos librados del abominable pecado del paganismo y la apostasía maligna que dominará al mundo con el sistema anticristo, terrible idolatría mística que acarrea maldición y muerte a causa de la religiosidad, y que si finalmente, no se abandona, lleva a la condenación eterna, ¿O no saben ustedes que los injustos no heredarán el reino de Dios? NO se dejen engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de los cielos, 1 Corintios 6:9-10.
Toda idolatría y culto a falsos dioses tiene un alto grado de influencia malévola. Vemos a diario como el mundo roba, engaña, adultera y comete impureza sexual destruyendo la dignidad y la moralidad del ser humano debido a diversas formas de idolatría: los idólatras viven en impiedad, rezan a sus dioses y vírgenes antes de ir a cometer el delito y son esclavos de sus pasiones porque no tienen en primer lugar al verdadero Dios santo, no lo conocen a Él y por tanto no atesoran su palabra en el corazón haciéndolos vulnerables a las maquinaciones del enemigo de Dios y ladrón de las almas. Con la idolatría no solo se prostituye el cuerpo a causa del pecado egolátrico, sino que la vida humana se llena de falseadas e idealismos fabricados que desalojan la verdad de Dios, destruyendo personas, familias y comunidades enteras. Satanás, experto padre de mentira, está detrás de toda la idolatría porque siempre ha querido pasar por encima del Creador, queriendo eliminar de nuestra mente lo original y legítimamente establecido y creado por Dios, Por tanto, consideren los miembros de su cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia que es idolatría, Colosenses 3:5. 
Satanás coloca en la mente humana una serie de aberraciones y actos abominables que hace aparecer como “normales” pero que destruyen no solo el cuerpo, sino que matan el alma en el pecado, alejando a miles de la protectora presencia del SEÑOR y dejando a su merced a quienes se dejan engañar para arrastrarlos con él. La idolatría es debilidad y facilismo de una fe pobre y sin fundamento, acomodada al pensamiento humano, ¿De qué sirve el ídolo que su artífice ha esculpido, o la imagen fundida, maestra de mentiras, para que su hacedor confíe en su obra cuando hace ídolos mudos? Habacuc 2:18. Y mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía dentro de él al contemplar la ciudad llena de ídolos, Hechos 17:16.
La idolatría es oscuridad espiritual en culto pagano y frívolo rito religioso ante uno o más dioses físicos, materiales y visibles que representan a una persona, animal, cosa o pasión; la idolatría es algo extraño, incomprensible, ocultista y mitológico, es una clara muestra del rechazo, la rebeldía y la suplantación a Dios en medio de gente necia, tonta y ciega que aborrece al único Dios amoroso, verdadero, santo y perdonador Rey que anhela ardientemente salvar a miles. Por tanto, amados míos, huyan de la idolatría, 1 Corintios 10:14.
La idolatría es infidelidad espiritual a Dios, no es algo puramente cultural ni humano, hay un poder engañoso y un mover diabólico detrás de cada ídolo. La idolatría es ilegalidad, ilegitimidad y adulterio espiritual, una falacia y una burla a Dios, es todo un sistema religioso de creencias erradas que posee sus propios sacerdotes que promocionan y siguen a un ídolo, la imagen de alguien que existió o de algo mitológico al que se le atribuyen poderes milagrosos ocultos, que si pudieran suceder, solo son trucos y artimañas del padre de la mentira, inicuo que desde el principio está empecinado en robarle la gloria al Creador, y gana adeptos con sus mentiras y trampas. Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda, (separación eterna de Dios, Apocalipsis 21:8.
Al hablar de legitimidad y pureza en la adoración y devoción a Dios hacemos referencia, a la genuina entrega de nuestra vida a Cristo, con dependencia, santidad y honra al Dios Verdadero, mediante nuestro estilo de vida en fe obediente,  confianza y seguridad en la realidad de su omnipresencia; la consagración al Dios vivo, real y verdadero nos separa del mundo y del pecado para servir a su reino y agradar a sus ojos manteniendo limpio el altar de nuestro corazón. Cuando amamos de verdad al SEÑOR, nuestros actos de amor y nuestra pureza se hacen visibles para su gloria, Y quitó Josías todas las abominaciones de toda la tierra de los hijos de Israel, e hizo que todos los que se hallaban en el país, sirvieran a YHWH su Dios. NO se apartaron de en pos del Eterno Dios de sus padres, todo el tiempo que vivió Josías, 2 Crónicas 34:33.
El principio de la legitima pureza en la adoración y devoción a Dios se basa en una fe auténtica y una comprometida lealtad con el Dios Perfecto reconociendo lo que Él es, las maravillas que hace y  la verdad que Él mismo sustenta; fe en Dios es seguridad y determinación para vencer toda mentira y engaño reconociéndo su palabra por el Espíritu, con la certidumbre de su cuidado y protección en medio de la locura del mundo, Para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios. Basta ya el tiempo pasado de seguir agradando a los que andan sin Dios, que viven en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A ellos les parece cosa extraña que ustedes NO corran con ellos en el mismo desenfreno de disolución, por eso los ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos, 1 Pedro 4:2-5.
A través de la historia, El Eterno le ha dado a la humanidad suficientes, pruebas, demostraciones y razones de su originalidad y legitimidad de Dios único y suficiete para creer y confiar plenamente en Él sin la menor sombra de duda, esa confianza la hacemos realidad con una fe obediente a sus instrucciones bíblicas, a sus mandamientos, a la adoración y devoción en santidad práctica ante el SEÑOR, atendiendo a su voz y practicando las enseñanzas del divino Maestro Jesucristo, Rey que libera, sana, salva y alimenta, puesto que Él es nuestro Sustentador eterno y siempre quiere nuestro bienestar; sus pensamientos siempre son para darnos el mejor fin, Jeremías 29:11. Los que rinden culto y adoran dioses falsos, le están dando la espalda no solo a su Creador, sino que ellos mismos se engañan, se niegan la salvación, la protección, favores y misericordias del Dios vivo, real y verdadero para su propio mal, Jonás, 2:8.
Podemos observar con nuestros ojos alrededor del mundo y sobre toda la tierra, cómo han vivido a través de los siglos todos aquellos países y personas que han levantado cientos de dioses inventados por los seres humanos, son personas rodeadas de muerte y guerras, son naciones empobrecidas y estancadas, son naciones plagadas de maldad y oscuridad porque no tienen la Luz del Dios verdadero, Se multiplicarán las aflicciones de aquellos que han corrido tras otro dios; YO ignoraré sus perversos sacrificios, y sus nombres no pronunciarán mis labios, Salmos 16:4Por lo tanto, amados míos huyan de la idolatría, 1 Corintios 10:14.
El propósito de Dios con este mandamiento es evitarnos los atajos y el desvío de la verdad hacia la salvación, pero lastimosamente la idolatría ha estado presente en la humanidad desde la antigüedad, en los grandes templos religiosos, lugares donde predomina el atraso, el subdesarrollo, la riqueza de unos pocos y la pobreza de la mayoría, envuelta en hambre, guerras y estancamiento a todo nivel, especialmente espiritual por haber abandonado e ignorado al Verdadero Dios Santo. Lo legitimo y genuino es reconocer al Creador como único Dios y a Jesucristo como único Salvador digno de toda honra y adoración; la devoción sincera a Dios otorga a los creyentes en Jesucristo la gracia del éxito, las riquezas de la tierra y el progreso social verdadero en paz y justicia con base en la verdad. No sigamos permitiendo que falsos guías espirituales sigan engañando a las multitudes, debemos enseñar y escudriñar la palabra de Dios con esmero para conocer mejor a Dios y vivir como Él lo demanda, merece y anhela, porque, Serán vueltos atrás, y en extremo serán confundidos, los que confían en las esculturas y dicen a las estatuas de fundición; ustedes son nuestros dioses, Isaías 42:17.
Debemos levantarnos para hablar la verdad bíblica no contaminada, nosotros los hijos de Dios y discípulos de Jesucristo debemos decidir, ser firmes, legales y tener claro a quién servimos, para quien vivimos y para dónde vamos; Dios no va a pasar por encima del libre albedrío humano, cada uno tiene libertad para decidir a quién seguir y servir, cada uno decide dónde va a pasar la eternidad, pero El Santo Fiel y Verdadero Dios vivo, juzgará a cada quien según lo que Él halle en el corazón y las obras que hicieron; cada uno escoge a quien pertenece, en quien cree y a quien adora, Reúnanse y vengan; juntos acérquense, fugitivos de las naciones. No tienen conocimiento los que llevan su ídolo de madera y suplican a un dios que no puede salvar, Isaías 45:20.
Al final se definirá el destino de las almas; la idolatría es una puerta abierta al poder demoniaco, un derecho legal que se le otorga a las tinieblas para atacar a sus víctimas y destruirlas en el infierno, Dios abomina la idolatría y los idólatras no verán su rostro, ellos están perdidos y a merced del mal, Porque las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impurezas, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales les advierto, como ya lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios, Gálatas 5:9-21. ¡OH almas adúlteras! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios, Santiago 4:4. ¡Abandona ya lo falso y corre a lo Legítimo y Verdadero y verás la luz en tu camino!  Amén  Digno eres, SEÑOR y Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder, porque Tú creaste todas las cosas y por tu voluntad existen y fueron creadas, Apocalipsis 4:11.
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

 

One response to “SEGUNDO MANDAMIENTO-PRINCIPIO DE LEGITIMIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s