NOVENO MANDAMIENTO-PRINCIPIO DE VERDAD

Diapositiva1

PRINCIPIO DE VERDAD- NOVENO MANDAMIENTO

No dirás falso testimonio contra tu prójimo, Éxodo 20:16, Deuteronomio 6:20.

No engañarán, no se mentirán el uno al otro, y no jurarán falsamente, Levítico 19:11b y 12a.

Con el Noveno mandamiento El Creador dice: NO MIENTAS bajo ninguna circunstancia, punto. Dios  es la esencia de la verdad, por lo tanto Él ama que seamos verdaderos en todo. Desde la práctica cotidiana podríamos definir la verdad de muchas maneras, yo diría que verdad es la certeza de lo que se dice, la certidumbre que se ajusta a los hechos, la autenticidad en los contenidos, la exactitud en los estudios, la veracidad en el testimonio, la sinceridad en lo que pensamos y la franqueza en lo que sentimos, todo lo cual debe estar sin ninguna sombra de duda ni falsedad y que apunte a una realidad comprobable, porque la verdad es precisa y concuerda con la realidad, Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino con obras de verdad, 1 Juan 3:18.
En sentido general la verdad presupone concordancia entre lo que decimos frente a lo que somos, sabemos, sentimos, pensamos, hemos visto y hemos experimentado, de ahí que se emitan muchos conceptos acerca de lo que es la verdad, de donde la verdad debe estar sustentada en algo real, existente y comprobable ante una serie de acontecimientos y pruebas fidedignas; por verdad también se entiende a una proposición que no puede ser refutada desde ningún punto de vista porque sobre ella hay absoluta claridad, certeza y pruebas fehaciantes, Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad, 3 Juan 1:4.
Humanamente hablando existen algunas clases de verdad según los contenidos del mundo, como lo es la verdad filosófica expresada por varios de sus autores como Aristóteles, Aquino y Kant entre otros; estas son verdades relativas porque están asociadas a criterios de la cultura, las normas, la historia y los conceptos de sus autores, aspectos con los que se miden esas verdades, pero la verdad a la cual apunta el Noveno Mandamiento es la Verdad Absoluta enseñada y contenida a lo largo de toda la Escritura, la verdad es la que Dios sustenta, enseña y ordena en su palabra, Jesús se dirigió a los judíos que habían creído en Él, y les dijo: Sí se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. Juan 8:31-32.
La verdad es un principio bíblico absoluto que no admite relativismos ni dudas porque mantiene su vigencia por la eternidad, por lo tanto, toda verdad humana debe alinearse y basarse a lo dicho por Dios y contemplado en la biblia, la verdad que debemos vivir es la verdad de Dios que se centra en Jesucristo, vive y practica todo lo justo, incuestionable y real, porque la Verdad Es, y está representada en una persona, Jesucristo, Dios hecho Hombre que aseguró: YO SOY el Camino, la Verdad y la vida, Juan 4:6.
Desde tiempos inmemorables ha existido controversia, polémica e inquietud acerca de la verdad, porque el mundo no acepta que la verdad es un principio absoluto y que por lo tanto nadie debe mentir ni hablar falsamente contra su prójimo, pero a muchos les conviene la mentira y la falsedad para sus mezquinos planes en la manipulación de sus acciones, vemos por ejemplo a Pilatos burlándose y ridiculizando al SEÑOR cuando le preguntó, ¿qué es la verdad? Pero la palabra de Dios es muy clara al diferenciar la verdad de la mentira, Los labios del justo hablan verdad; pero la boca de los impíos habla mentira, Proverbios 10:32, Y maldito es el que engaña, Malaquias 1:14a; ¿No tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado el mismo Dios? ¿Por qué, pues, nos portamos deslealmente el uno con el otro, profanando el pacto de nuestros padres? Malaquías 2:10.
Pilatos representa el gobierno del mundo sin temor de Dios, incrédulo, necio, burlón y manejando caras frente a la realidad; nuestro Amado Salvador estuvo sobre la tierra como la verdad encarnada, la enseñó, la mostró y habló de ella con su propia vida; pero aunque este funcionario romano, Pilatos, tenía en frente la Verdad no podía discernirla, porque la verdad es una realidad espiritual que representa a Dios en sus principios, mandatos y decretos absolutos para que vivamos el estilo de vida que el Creador ya ha determinado para la raza humana, El anciano  a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad; y no solo yo, sino también todos los que han conocido la verdad, a causa de la verdad que permanece en nosotros: sea con todos la gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del SEÑOR Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor, 2 Juan 1:1-4.
La verdad bíblica es consistente en amor y justicia debido a quien la encarna y representa, Jesucristo y su evangelio; esa palabra bíblica desde Génesis hasta Apocalipsis que penetra nuestro ser interior, nos transforma y nos afirma en la verdad sobre cimientos de santidad y rectitud moldeando nuestro carácter; la verdad absoluta es la revelación del Padre en su Hijo Jesucristo, en su sacrificio, muerte y resurrección victoriosa, por lo tanto, su palabra, la biblia, es la brújula de la verdad que nos enseña y nos guía para caminar por sendas de integridad, y justicia, Padre, conságralos a Ti mismo por medio de la verdad; tu palabra es la verdad, Juan 17:17.
Para hablar de la verdad es necesario referirnos también a la mentira que es la antítesis, y debemos saber que la mentira posee un poder destructivo porque el mundo de la mentira es un mundo de esclavitud, mientras que la verdad nos hace libres, Conocerán la verdad y serán verdaderamente libres, Juan 8:32. Que muchos no se sigan engañando al decir que solo dicen mentiritas blancas con el pretexto de tener un gesto de misericordia, simple y llanamente mentira es mentira, la mentira es pecado, y el pecado trae muerte y mentir es la maldad del fin que justifica los medios, pero los principios de Dios son absolutos y eternos: NO darás falso testimonio ni mentiras, es una orden divina, no es una sugerencia ni una opción alternativa que se pone en tela de juicio, sencillamente se obedece o no se obedece…Hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, noble, correcto, puro, justo y amable, piensen en lo que tiene virtud y en todo lo que es digno de imitar. Filipenses 4:8.
Si hemos sido creados por Dios y Él nos ha formado en el vientre de nuestra madre, debemos parecernos a Él, no al gran mentiroso y padre de mentira; nuestro DEBER SER es hablar, vivir y comportarnos con verdad; ninguna sociedad podrá sobrevivir si desprecia la verdad de Dios, sea en la familia, en las instituciones, los tribunales o fuera de ellos, mentir es dar falso testimonio y mentir es engañar produciendo injusticia; recordemos que el engañador tuvo éxito en el Edén y logró que la primera familia fuera echada lejos del Huerto, hoy muchos mienten, pero mañana serán echados fuera y eternamente separados de la presencia del Dios de la verdad, Porque los cobardes, los incrédulos, los odiosos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que adoran falsos dioses, y todos los mentirosos, irán al lago de azufre ardiente, que es la condenación eterna, Apocalipsis 21:8.
Si queremos una vida plena debemos guardar los mandamientos bíblicos, especialmente los Diez Mandamientos porque cuando transgredimos alguno de los Diez, viene la iniquidad y el alma queda bajo juicio impidiendo que muchos alcancen el propósito de su vida. Satanás ha hecho pulular el espíritu de la mentira desviando y desvirtuando la verdad de Dios, manipulando al mundo con toda clase de mentiras, falsedad y engaño debido al egoísmo, la soberbia, la envidia, la codicia y toda la maldad que él mismo ha sembrado en el corazón de miles de seres humanos; este enemigo desea que la gente solo se centre en sí misma intentando anular la unidad del amor que produce, justicia y paz, Ustedes son hijos de su padre, el diablo, y les gusta hacer las cosas malvadas que él hace. Él ha sido asesino desde el principio y siempre ha odiado la verdad, porque en él no hay verdad. Cuando miente, actúa de acuerdo con su naturaleza porque es mentiroso y padre de la mentira, Juan 8:44.
Un mentiroso aparenta y pone máscaras queriendo despertar lastima para sacar algún provecho; Un mentiroso exagera la realidad para hacer caer a otros en mentiras que parecen verdad, el mentiroso minimiza su pecado y hace ver lo malo como bueno; los mentirosos evaden la responsabilidad de sus actos porque no quieren pagar el precio; el mentiroso cree ser más listo que otros y abusa de los crédulos, los confiados e incautos porque carece de integridad, pero al final todo mentiroso es descubierto y su reputación queda por el suelo; el mentiroso en su afán de salirse con la suya,  no calcula bien las consecuencias y al final de la película todo sale a la luz; los mentirosos crean falsas expectativas para asaltar la buena fe de sus conocidos, sacando provecho con asuntos aparentemente lícitos; el mentiroso se va envolviendo en su red de la cual difícilmente podrá salir, si no se arrepiente y se detiene a tiempo, pero definitivamente habrá perdido la confianza de todos, En cuanto a la pasada manera de vivir, despójense del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renuévense en el espíritu de su mente, para que puedan vestirse del nuevo hombre creado a la manera de Dios, en la justicia y la santidad de la verdad,  Efesios 4:22-24.
Así como la verdad nos proporciona resultados maravillosos, la mentira produce consecuencias nefastas; hablar con la verdad nos da salud, seguridad personal y poder en nuestras palabras. Pero mentir para ocultar una verdad genera ansiedad y angustia que producen cambios en el organismo: se aumenta la presión arterial, se disminuyen las defensas cutáneas, hay aumento del ritmo respiratorio y cardiaco, sudoración, nerviosismo, cambios en el rostro, etc., muchas de las manifestaciones sicofisiológicas alteradas son un detector de la mentira porque la profundidad de este pecado se queda en el alma afectando el cuerpo, Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día…Se volvió mi verdor en sequedales de verano. Mi pecado te confesé y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesaré mis transgresiones a YHWH; y Tú perdonaste la maldad de mi pecado, Salmos 32:3-5.
Cuando vivimos en la verdad, todo nuestro ser integral se llena de salud, luz y espiritualidad manteniéndonos serenos con el cuerpo en descanso y en normal funcionamiento; así que, mentir NO trae nada bueno, al mentir exponemos todo nuestro ser a tensiones y cargas innecesarias que solo se acabarán cuando abracemos la verdad completamente, así que no diga verdades a medias porque también son mentira. El precio que cobra el pecado de la mentira varía según el código moral de las personas, puesto que la conciencia nos acusa o nos defiende, haciéndonos experimentar salud o enfermedad; y dependiendo de la verdad o la mentira que viva una persona, así será la calidad de vida y autenticidad de una persona, Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, acusándolos o defendiéndolos en sus razonamientos, Romanos 2:5. La voz de la conciencia es la voz de Dios alertándonos a ser puros y sinceros para no morir en pecado.
Debemos rescatar el diseño de Dios en la verdad que provoca justicia y paz para enraizar nuestra vida a la santidad e integridad en todo tiempo y bajo toda circunstancia para que realmente seamos luz y sal de la tierra y al final NO ser juzgados como mentirosos enemigos de Dios, Muchos se identifican como hijos de Dios, conocen su voluntad y son instruidos por la palabra que aprueba lo mejor; pero en realidad son guía de ciegos, luz de los que están en tinieblas, instructores de indoctos, maestros elementales de niños, que solo tienen la forma de la ley, pero carecen de la verdad. ¿Tú pues que enseñas, no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se debe robar, ¿robas? ¿Tú que dices que no se debe adulterar ¿adulteras? Tú que abominas los ídolos, ¿entras al templo ebrio? Romanos 2:17-21. Parafraseado. Dios nos ordena vivir en la verdad y la rectitud al 100% para evitarnos grandes males, espirituales y físicos, porque la mentira acarrea confusión y extravío, pero nuestro fundamento es la Roca inamovible de la Verdad y en ella debemos vivir y movernos.
Nuestras buenas relaciones tanto con Dios, consigo mismos como con nuestros semejantes deben ser construidas sobre el principio poderoso y eterno de la verdad, para que seamos realmente libres, y gocemos de confianza y credibilidad, puesto que la mentira construye sobre la arena y siempre despertará dudas e incertidumbre. Solo es posible vivir en la verdad con Cristo en el centro de nuestra vida diaria, y con la valentía de distinguirnos por nuestra rectitud, para disfrutar de enormes bendiciones mientras transitamos por este valle, puesto que la integridad es algo que podemos lucir con regocijo y la frente alta, YHWH, no retengas de mí, tus misericordias; tu misericordia y tu verdad me guarden siempre, Salmos 40:11.
La verdad nos protege, nos guía, nos libera, nos santifica y nos mantiene puros ante Dios, dignos ante los demás y seguros con nosotros mismos. Por eso necesitamos reconstruir la civilización actual sobre la base de la verdad, la honestidad y la rectitud en Dios sobre todo el globo terráqueo; es urgente que destruyamos y saquemos toda mentira de nuestra vida, nuestros hogares, las instituciones de gobierno y las naciones para que podamos vivir la vida placentera que el Creador diseñó para sus hijos, sus criaturas y su universo. Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Como Tú me enviaste al mundo, así YO los he enviado al mundo. Y por ellos YO me santifico a Mi mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad, Juan 17:17-19.
Solo los malvados rechazan, tuercen, no hablan, suprimen, cambian, desvían, se oponen y se levantan contra la verdad, Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.  Pero evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. La palabra de mentira carcome como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad…y trastornan la fe de algunos, 2 Timoteo 2:14-17. Amén.
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s