LUZ PARA FIN DE AÑO Y COMIENZO DE OTRO

Diapositiva1

 LUZ PARA FINAL DE UN AÑO Y COMIENZO DE OTRO

Porque un niño nos es nacido, Hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de YHWH de los ejércitos hará esto, Isaías 9:6-7.
¡Y a la media noche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo, salid a recibirlo! Mateo 25:6.
La historia y la vida humana siempre han tenido y seguirán teniendo comienzos y finales en los procesos de cambio que dan lugar sea a buenos como no tan buenos tiempos, de igual modo nuestro paso por la vida ha tenido un inicio pero también tendrá un final para el cual nos vamos preparando con el trascurso de los años alineándonos al diseño divino para lo mejor o al antidiseño para la ruina. Jesucristo, la Luz del mundo vino a ser Luz y traer cambios de vida y progreso para los que le creen y le siguen y lo contrario será para quienes lo rechazan y por eso viven en tinieblas. Alabado sea Dios, Padre de nuestro SEÑOR Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo Jesús, Efesios 1:3.
Jesucristo ha marcado el tiempo de la gracia, a hacer diferencia entre la luz y la oscuridad y traer vida para la humanidad, cada uno decide si cree, cambia y avanza o si se rebela, se enaltece y queda preso. Sabemos por la historia y los escritos hebreos que Jesucristo no vino a esta tierra entre lujos y riquezas, sino en un humilde pesebre entre las bestias del campo en un mes de septiembre y NO en diciembre como lo celebra el mundo con las fiestas navideñas; Nuestro Salvador vino al mundo según el calendario lunar judío, no según el calendario solar romano, por eso hay dos extremos; el mundo de la verdad y el mundo de la mentira, es por eso que Jesús dijo que solo ÉL es el Camino, la verdad y la vida y nadie irá al Padre, sino por Él, Juan 14:6.
La cristiandad celebra y recuerda este Magno acontecimiento al final del año, porque el Imperio Romano lo implantó en el último mes de cada año solar; sin embargo, no podemos abstraernos ni dejarnos distraer del glorioso momento que nuestro Salvador está marcando para cada uno y la nación en un cambio extraordinario en el cual somos parte activa y vital atendiendo a los designios del Padre para un nuevo advenimiento de unidad, avivamiento y despertar espiritual en esta tierra Colombiana. Vemos en 1 Pedro 2:9 e  Isaías 62, dos promesas que Dios ha venido confirmando para la nación y para lo cual debemos hacer nuestra parte.
Cristo es la razón de un nuevo tiempo y nuevo comienzo para Colombia, a este mover divino nos tenemos que unir y decidir trabajar a favor del reino, la nación y la humanidad;  también para que la verdad de Dios marque un nuevo comienzo en nuestra vida personal, familiar y nacional, proyectándonos en actuar, bendecir e impactar la sociedad, de acuerdo al pensamiento de Dios. Bajo la dirección y sabiduría divina, cada quien debe hacer su trabajo y ejercer sus dones y su llamado en este tiempo de gracia que nos lleva a reflexionar y pensar acerca del siguiente año 2020. ¿Cómo seremos parte tú y yo en los movimientos del Padre y cómo consagraremos nuestra vida en integridad y rectitud con el propósito firme de ver la gloria de Dios no solo en cada uno, sino también en la nación? ¿Cuál es la ruta que debemos seguir? Las estrategias y diseños de Dios deberán ser implantados ahora o nunca,. YO voy a hacer algo nuevo, y verás que ahora mismo va a parecer. Voy a abrir un camino en el desierto y ríos en la tierra estéril, Isaías 43:19. El nacimiento del Mesías Rey marcó un hito en la historia de la humanidad y trajo cambios eternos en el corazón de quienes lo aman, lo siguen y le creen, hoy Dios también quiere seguir haciendo cambios en un trabajo de equipo con su pueblo y nos llama a la acción unida en el Espíritu.
Nuestra fiesta y nuestra luz no es a la manera del mundo ni por una temporada, debe ser en la Luz de Cristo y para siempre mientras haya vida y esperanza de salvación. La primera venida de Jesús, Yeshua Hamashiaj en hebreo, trajo gozo y luz en la revelación del Padre a través de la persona de su Hijo, confirmándo así su gran amor y rescate por la  humanidad, y para enseñarnos que se puede vivir en esta tierra con propósito, integridad y pureza haciendo el bien y dando un continuo mensaje de vida con nuestro testimonio santo; somos hijos de Dios, promotores de orden, libertad y justicia en medio de un mundo loco que rechaza a su Creador y Salvador. Cristo vino a confirmar la palabra profética, no solo para el pasado, sino para el presente y el futuro, Isaías 7:14-17:…He aquí una virgen concebirá y dará a luz un Hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotrosMateo 1:18-25. Todo momento de nuestra existencia se fundamente en Cristo, sea para el bien de quienes creen o para mal de los incrédulos.
El mensaje que el Padre nos da en su Hijo pude sonar antiguo y caduco para algunos, pero se sigue repitiendo una y otra vez, aunque para muchos sea indiferencia y frialdad como la dureza de sus corazones; para otros es un mensaje rutinario y aburrido como la banalidad de sus vidas; otros celebran estos tiempos de fin de año y comienzo de otro solo por un momento y luego se olvidan, así como han olvidado a su Creador, pero para muchos otros, es un gran recordatorio del advenimiento Salvador del Gran Rey, Hijo del Dios vivo que vino a reconciliar las almas, traer arrepentimiento, perdón y vida nueva; Cristo siendo Dios se rebajó a la estatura humana ofrendando su vida para que los pecadores cambien de vida, se vuelvan al Padre y reconozcan el valor y propósito de sus vidas: Dios mismo en forma de Hombre vino a este mundo, para enseñar y mostrar en sí mismo la calidad y estilo de existencia que el Buen Padre pensó y preparó de antemano para que cada persona camine, avance y se prepare para cuando parta de este mundo o para recibir al Hijo en su Segunda Venida. Así como el relámpago será la (Segunda) venida del Hijo del Hombre, Mateo 24:27. Nuestra vida es una continua preparación para el eternidad.
No podemos quedarnos estáticos y reaccionar solo con una celebración de fin de año, es imperativo vivir cada momento a la luz de Cristo como único SEÑOR y Dios de nuestro caminar diario; HOY existe una latente urgencia de hacer un alto en el camino y que la gente reflexione tomando conciencia acerca del fin de los tiempos, del lugar donde estará su alma por la eternidad y de la Segunda Venida de nuestro SEÑOR Jesucristo lo cual implica muchos cambios; quizá muchos terminen y comiencen un año, pero otros no lo lograrán. Y como Jesús vino la Primera vez al mundo, Isaías 9:6-7, de igual manera se cumplirá la promesa de su Segunda Venida, no podemos olvidar ni desatender tan magno acontecimiento. Velad porque no sabéis a qué hora vendrá vuestro Señor Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21.
Muchos que se dicen creyentes lo toman a la ligera, los que no son creyentes se burlan y no creen, pero debemos estar completamente seguros, Jesús volverá como viene un ladrón a la media noche, 2 Pedro 3:10-13. Volverá no como el niño del pesebre, sino como el Hijo de Dios glorificado en cuerpo y alma, vendrá por su novia, por su desposada, por su remanente santo que son los redimidos en su cruz y lavados con su sangre, aquellos que se han arrepentido y han sido perdonados de sus pecados, son salvos y se santifican día a día porque saben que en un futuro no muy lejano, como Cristo, tendrán una resurrección eterna para vida, Y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación, Juan 5:29.
Si somos genuinos hijos de Dios y fieles discípulos de Cristo, su Segunda Venida no debe tomarnos por sorpresa. Jesús dijo: ¡Velad y orad! Marcos 13:33. Nuestra agudeza espiritual para perseverar y estar atentos consiste en mantener viva y activa amistad íntima con Cristo y comunión con su Divina presencia en el Santo Espíritu, como un estilo de vida productiva en el reino, Ocupémonos los unos por otros, a fin de avivar el fuego del amor y hacer buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que Aquel día está más cerca que cuando creímos. Hebreos 10:24-25. Nuestra preparación para aquel gran día es estar predicando el evangelio, obedeciendo la Gran Comisión y siguiendo las pisadas del divino Maestro, algo que Dios reitera una y otra vez.
Dios por el Espíritu Santo nos revela sus misterios, 1 Corintios 2, y si permanecemos ligados al corazón del Padre en oración y en la santidad de Jesucristo, podremos estar listos para el Gran día del SEÑOR; no importan las cosas materiales porque nacemos sin traer nada y moriremos sin llevar nada, por lo único que debemos trabajar y pelear es por conservar nuestra salvación eterna, por lo tanto vivamos en el espíritu, porque se nos anticipa que algo poderoso sucederá, Amós 3:7. Recordemos y recreemos continuamente la parábola de las 10 Vírgenes, donde solo cinco fueron prudentes y aguardaron con diligencia la venida del Novio, Mateo 25:1-13. La lámpara de nuestra vida debe aluminar y permanecer llena del aceite del Espíritu que nos hace brillar con la Luz de Cristo rompiendo las tinieblas de este oscuro mundo. Procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en los cielos, Mateo 5:16.
En la antigüedad muchos ignoraron y estaban descuidados con la venida del Mesías Rey, otros estuvieron atentos para hacer el mal, pero hoy Dios te dice a ti y a mi querido lector haz el bien, vive bajo sus principios y no permitas contaminarte con las costumbres del mundo sin Dios; que la muerte o la Venida de Jesús no nos sorprenda durmiendo, ni viviendo a oscuras ni secos sin aceite. Vuélvete amigo de Dios, permite que el Espíritu de Dios te muestre la senda correcta y prepara tu camino para el día que el Eterno Dios te llame. Porque el SEÑOR es nuestra fuerza y nuestro Escudo; nuestro corazón puede estar confiado en Dios; de Él recibimos ayuda. Y nuestro corazón salta de alegría, y con cánticos debemos darle gracias, Salmos 28:7.
Este tiempo especial que nos recuerda la Natividad de Jesus, nos debe llevar a recordar, que así como el Hijo de Dios vino a Ser luz al mundo, tú y yo también podemos alumbrar con la Luz de Cristo y su palabra porque El no solo nació en un establo, sino que mora en el sencillo y humilde pesebre de nuestro corazón para iluminar nuestro entendimiento y nuestro caminar Con Pasos Firmes en Dios todo el peregrinaje de nuestra vida, y estar siempre preparados para cuando oigamos el clamor que dice; “El Esposo ha llegado”. Hoy todavía hay tiempo, pero el Espíritu Santo y la palabra están anunciando con grandes señales y prodigios y a grande voz que la Venida de Cristo, está a las puertas. Súbete a un alto monto, tú, portador de buenas nuevas; levanta con fuerza tu voz, oh pueblo santo, comunicador de buenas noticias; levántate, no temas. Di a las naciones del mundo: Aquí está nuestro Dios, Isaías 40:9.
Hoy puedes escuchar su voz, Él te dice, ¡levántate, ven a Mí, mis brazos están abiertos, ven a ser mi amigo. Entra ahora mismo por la puerta estrecha que está abierta para ti; ¡YO anhelo que seas parte de mis planes y vivas en mi casa para siempre!  ¡Prepárate porque el Novio está por venir!  Mateo 25:1.
Para todos mis lectores, desde lo profundo de mi corazón deseo que tengas un Feliz tiempo en compañía del Autor de la vida y junto a tus seres amados. Y por favor, no olviden dejar sus comentarios porque sus palabras son de gran aliento y ánimo para continuar con mi llamado. ¡Abrazos y bendiciones para todos!
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

2 respuestas a “LUZ PARA FIN DE AÑO Y COMIENZO DE OTRO

Responder a Eli Hernández Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s