LA MUERTE, TAN SEGURA COMO INESPERADA

Diapositiva2

LA MUERTE, TAN SEGURA COMO INESPERADA

¿Has pensado a dónde irás después de morir? 

Aconteció que murió el mendigo y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, y murió también el rico y fue sepultado, Lucas 16:22.
No hagan tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino hagan tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde tengan su tesoro, allí estará también su corazón.  Lucas 12:32-34.
Nuestro Dios YHWH, es Dios  eternamente y para siempre; Él nos guiará aún más allá de la muerte, Samos 48:14. 
Hoy recuerdo este tema, ante la inesperada y dolorosa partida de uno de mis amados y hermosos sobrinos, un joven lleno de vida, sueños y planes de vida, que por error dio un tras pies y cayó de una altura considerable, separándonos de su tierna presencia y dejando un gran vacío que solo nuestro SEÑOR podrá llenar y consolar nuestros corazones, pero que gracias al Eterno sabemos que él está entre sus brazos tiernos. Y esta enseñanza es en memoria y homenaje a mi tierno, dulce y amado sobrino Andrésito, que hoy no está entre nosotros, pero un día estaremos juntos por la eternidad y con el extraordinario Dador de vida. El rico desde el hades vio a Abraham y a Lázaro en su seno, Lucas 16:23. Hoy los que mueren salvos, están en los brazos de Jesucristo que fue a prepararnos lugar, Juan 14:2-4.
La verdad es que ninguno esta preparado para vivir y mucho menos para morir, pero no debemos tener miedo a la muerte, es una realidad que debemos reconocer a diario estando seguros en Jesucristo, para vivir tranquilos con respecto a la separación de este mundo, la seguridad eterna está en entregar nuestra vida a Cristo y que Él reine a cada respiro en nuestro corazón, ninguno estará listos para la vida, hasta que ya no le tema a la muerte, Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo, tu vara y tu cayado (tu palabra y tu Espíritu) me infundirán aliento, Salmos 23:4.
Los seres humanos somos un tanto extraños y graciosos, nos interesamos más por los últimos avances científicos, las noticias y la moda cuando deberíamos estar interesados en nuestro destino final, por eso necesitamos considerar ahora el tema de la muerte y nuestro destino eterno, pero el momento más asombroso será los cinco minutos antes de morir, La vida del ser humano es como la flor del campo; brota en la mañana, pero tan pronto la azota el viento de la tarde, deja de existir, y nadie vuelve a saber de ella, Salmos 103:15-16. Como a mi amado sobrinito Andrés, la muerte nos puede sorprender en algún recodo del camino, de eso debemos estar conscientes a cada paso que damos por la vida para caminar agarrados de la mano de nuestro Salvador.
Jesús es el único experto que conoce todo sobre la vida y la muerte, Él nos puede aclarar esto y mucho más, Él contó una historia, que trata temas importantes, como la vida después de la muerte relacionada con la eternidad, una realidad ineludible que ganamos mientras estamos vivos. Sabemos cuándo nacemos, pero ninguno sabe cuándo vamos a morir, por lo cual es necesario estar preparados todo el tiempo andando con Cristo, enamorados de Él, andando en fe obediente para estar en santidad cuando nos sorprenda la partida de este planeta tierra. En esta historia del rico y el pobre Lázaro Jesucristo habló de:
1. Habló de la vida de dos hombres:Un rico que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquetes con esplendidez, y la vida de un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta del rico, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico, hasta los perros venían y le lamían las llagas, Lucas 16:19.
2. Habló de la muerte:Aconteció que murió el mendigo y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, y murió también el rico y fue sepultado, Lucas 16:22.
3. Habló de la eternidad:En el hades el rico alzó sus ojos estando en tormentos y vio de lejos a Abraham y a Lázaro en su seno, entonces el rico dando voces dijo, Padre Abraham ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua porque atormentado en esta llama, pero Abraham le dijo, hijo acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro recibió males, pero ahora éste es consolado aquí y tú atormentado. Además de todo esto una gran cima esta puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieran pasar de aquí a vosotros no pueden, ni de allá pasar acá, Lucas 16:23-26.
4. Habló de una realidad inminente.Entonces el rico dando gritos dijo: Padre Abraham te ruego que envíes a Lázaro a casa de mi padre porque tengo cinco hermanos, para que les testifique a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento, y Abraham le respondió: A Moisés y a los profetas tienen, óiganlos, el rico entonces dijo: No padre Abraham, pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Más Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos, Lucas 16:27-31.
Algunos dicen que esta HISTORIA es una parábola, pero no lo es, desde el verso 16 hasta el capítulo 17 la palabra parábola no aparece; es el mismo Creador en la persona real de carne y hueso de Jesucristo que menciona a dos personas con nombre propio, por eso el escritor Lucas no la menciona como una parábola pues una parábola no menciona nombres propios, Jesús menciona a Lázaro y Abraham, y aunque el rico es una persona real, Jesús no menciona su nombre porque Dios no avergüenza a nadie y la forma en que se narra evidencia que es una historia real. Es una verdad que salió de los labios del Gran Maestro de maestros, Dios en forma de Hombre, Dios hecho Hombre nos enseña solo verdad y no miente, porque Él es el Camino al Padre.
Cuando leemos esta historia, nos damos cuenta que es una historia de contrastes, Jesús contrasta a dos hombres, contrasta sus vidas, contrasta sus muertes y contrasta el destino final de ambos.
A. EL CONTRASTE DE LA VIDAEl hombre rico que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquetes con esplendidez, el mendigo llamado Lázaro, lleno de llagas, que echado a la puerta del rico, ansiaba saciarse de las migajas que caían de su mesa, y aún los perros venían y le lamían las llagasLucas 16:19-21.
Jesús dice que el rico tenía más de lo que se pueda desear, el pobre ni siquiera tenía lo necesario para subsistir; porque la vida en esta tierra está llena de injusticias en todos los aspectos sociales, sean físicos, económicos, personales, nacionales, etc.
Aunque la constitución de un país diga que todos los hombres son iguales ante la ley, no somos iguales, ni nunca lo seremos, es solo letra que no se cumple. Pero el Creador del universo hace la diferencia, dándonos dones y habilidades diferentes a todos. Quizá el hombre rico nació con dones que le permitieron hacerse rico, mientras el mendigo nació con otros dones, por eso Jesús dijo: A los pobres siempre los tendrán entre ustedes, pero ustedes pueden hacerles mucho bien cuando quieran…Marcos 14:7.
El pecado y la maldad del corazón humano es la razón por la cual existen riquezas y los que no las tienen. Y aunque muchos tengan bendición económica no es por su habilidad o sabiduría, es por la gracia de Dios al vivir en un país libre, una nación de oportunidades, y si esto no lo hay en otros lugares, es a causa de la dureza de corazón de muchos hombres, Isaías 59:2.
Ahí estaba el hombre que lo tenía todo y vivía haciendo banquetes, pero había otro afuera, de su puerta con hambre y lleno de llagas lamidas por los perros. Las riquezas no son una maldición ni la pobreza es una bendición, es bueno tener riquezas, y si la pobreza fuera una bendición, tendríamos que despojarnos de todo lo que tenemos para ser pobres, Dios da riquezas pero para bendición no solo para  el propio beneficio, sino de muchos más allá afuera. Dios nos exhorta continuamente a tener misericordia con los pobres para tratar de sacarlos de su miseria, no para que nosotros nos hagamos pobres como ellos, pero SÍ para que compartamos lo que tenemos, A YHWH presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se le volverá a pagar, Proverbios 19:17.
Los patriarcas de la antigüedad, y muchos del NT como José de Arimatea eran hombres ricos, pero la biblia nos advierte que si se aumentan las riquezas, no pongamos el corazón en ellas, Salmos 62:10. Aquí vemos un contraste entre la vida de abundancia y la vida de escasez, la diferencia marcada entre un rico y un pobre.
B. CONTRASTE EN LA MUERTE. El mendigo murió, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, murió también el rico, y fue sepultado. Lucas 16:22. Notemos que Jesús dice que tanto el rico como el pobre murieron, de igual manera tú y yo moriremos sin importar si somos ricos o pobres, no podremos escapar, algunos no morirán, estarán hasta la Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo, pero cuando eso suceda, nos separaremos de este mundo y moriremos del todo a la vieja naturaleza para resucitar a nueva vida, pero en definitiva todos moriremos a esta vida terrenal algún día.
El mendigo murió y los ángeles se lo llevaron al seno de Abraham, también el rico murió, pero hubo una diferencia, simplemente dice que fue sepultado, hay un contraste entre ambos. En esa época cuando moría un pobre, recogían el cadáver y lo quemaban o lo dejaban en el campo, no tenían un entierro porque nadie quería sepultarlos, entonces se los comían los perros. Quizá ese rico tuvo un entierro lujoso como muchos de hoy que tristemente están en el infierno, antes que la funeraria lleve sus cuerpos a la morada final, aquí hay un contraste entre el destino final del alma y el cuerpo entre un rico y un pobre.
C. CONTRASTE EN LA ETERNIDADMurió el rico, y fue sepultado, pero en el Hades alzó sus ojos, estando en tormento, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno, Lucas 16:22-23.Jesús hace algo que nadie más puede hacer, Él abre la cortina eterna y nos permite ver el otro lado de la muerte; ésta es la gran verdad que muchos rechazan y se niegan a aceptar, pero que deberemos enfrentar todos los mortales, la biblia lo revela por el mismo Dios hecho Hombre.
La muerte no es extinción como muchos creen y afirman, la muerte no es aniquilación, HAY VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE, la muerte es separación de este mundo terrenal, lo podemos creer y afirmar categóricamente, porque es Jesucristo quien lo enseña. El alma de los muertos está en el lugar que ganaron mientras estuvieron en vida y que ellos mismos fijaron con sus obras, su estilo de comportamiento y su aceptación o rechaza al Señor de la vida y su verdad, Jesús le dijo: YO SOY la resurrección y la vida: el que creen en Mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en Mí, no morirá eternamente, ¿Crees esto? Juan 11:25-26. Jesús habla claramente de vida después que partimos de este mundo terrenal.
Habla del mendigo en el seno de Abraham, que representa el cielo pues Jesucristo aún no había sido glorificado, el cielo es el lugar que el corazón amoroso y benéfico del Padre desea para cada uno de los seres humanos, es lo que la mente omnisciente de Dios ha diseñado para ti y para mi en un descanso sempiterno, es lo que la mano omnipotente del Creador podría preparar para nosotros, el cielo es un lugar real y perfecto donde iremos, aunque insistamos en quedarnos aquí, Jesús se lo dijo al ladrón arrepentido y crucificado a su derecha, Hoy estarás conmigo en el paraíso, Lucas 22:43.
El infierno es un tema de burla, ridiculización y sarcasmo de entre gente, hoy en día se habla del infierno solo en las caricaturas, y si un predicador toca este tema, se le cataloga de ignorante, loco o cruel y tonto; pero el infierno como el cielo son lugares reales;; así como Dios y el diablo son reales, así como Dios quiere lo mejor para los que le aman, el diablo está en contra de esta enseñanza y hace creer a la gente que no existe el infierno, él sabe que si la gente no entiende ni sabe acerca del infierno, no se preocuparán para prepararse para su destino final y poder ir al cielo, no creerán en Jesucristo, por lo tanto no le entregarán su corazón y su vida al Creador y Salvador. La verdad es que los pecadores empedernidos no entrarán al cielo, 1 Corintios 6:9, y los pecadores groseros, irán al lago que arde con fuego y azufre, Apocalipsis 21:8.
Si somos creyentes en el Dios Creador que Salva, seguidores de Jesucristo y tendremos una fe obediente a su palabra, no nos debe importar lo que digan los ricos, los doctos, políticos, famosos, teólogos, filósofos, científicos y los importantes hombres liberales, que se engañan a sí mismos creyendo que no hay infierno ni cielo y que simplemente desaparecerán de la tierra, lo que el hombre siembra en vida, lo segará en la eternidad, y de Dios no se podrán burlar, Gálatas 6:7.
Jesús nos presenta a un hombre que demasiado tarde se da cuenta del lugar donde fue a parar, un hombre que sigue consciente de sí mismo y pide que se envíe a alguien que vaya a hablarle a sus hermanos de la miseria espiritual del infierno que está viviendo por la eternidad, es alguien que tiene conciencia de su situación eterna y desea evitársela a sus hermanos, son las tinieblas que arden y donde hay crujir de dientes, Mateo 13:50, no creyeron estando en vida y están allí, Juan 3:19.
Al infierno o el cielo se llega cinco minutos después de morir, y donde usted y yo lleguemos, nunca saldremos de allá. Para ganar el cielo, creemos lo que dice la biblia y recibimos a Jesús en nuestro corazón, viviendo para agradar al Padre; cada uno pone todas sus fuerzas para llegar a algunos de esos dos lugares, y el mundo ofrece facilidades para llegar al infierno, pero Jesucristo ofrece gracia y verdad para ir al cielo. ¿Por qué es muchos van a parar al infierno?
Porque usted tendrá que pasar muchas veces por encima de la palabra de Dios; tendrá que pasar por encima de su propia conciencia, que le está diciendo, ¡Debes entregar tu vida y tu corazón a Jesucristo y ser salvo! Usted tendrá que pasar por encima de la convicción que en repetidas ocasiones le ha dado el Espíritu Santo, porque hay miles de hijos de Dios que han orado por usted a Dios, muchos le han hablado de Dios, pero usted esquiva, El Espíritu Santo gime con gemidos indecibles intercediendo por usted; ahora mismo Él está trabajando en usted, pero usted lo resiste y rechaza, Efesios 4:30-32 y Mateo 12:22-32.
Si usted va al infierno, tendrá que pasar por encima de la cruz ensangrentada de Jesucristo, usted tendrá que pasar por encima del monte Calvario para ir finalmente al infierno. Usted tendrá que subir por encima de su propia sensatez, para terminar en el infierno, pero una vez que usted llegue allá, nunca saldrá, 2 Corintios 4:4.
Pregúntese ahora: ¿Dónde estará su alma, cinco minutos después que haya muerto? Tenga cuidado, quizá este puede ser el último envío del cielo que usted vea. Pero tranquilo, usted no tiene que ir al infierno, usted puede aún ser salvo. Dios lo ama, Jesús murió en su lugar, lo espera con los brazos abiertos, Jesús lo llama, lo invita, y si con arrepentimiento y fe le entrega su corazón, su alma y su vida, el Salvador Jesucristo lo llevará al cielo, y lo mantendrá a salvo por toda la eternidad, así que amigo lector, NO JUEGUE CON SU DESTINO FINAL.
¡Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa! Juan 3:16.
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

Amado sobrino

Mi niño Andrés

IMG-20200220-WA0795

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s