INSTRUCCIONES Y PREPARACIÓN

Diapositiva1

INSTRUCCIONES Y ASPECTOS IMPORTANTES

EN LA PREPARACIÓN RUMBO A LAS BODAS

Oye pueblo mío, YHWH es nuestro Dios, Elohim uno es. Y amarás a YHWH tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Deuteronomio 6:4-5 Mateo 22:37, Lucas 10:27 y Marcos 12:30.
…Aprendan de Mí que SOY manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para su alma, Mateo 11:28-29.
Fíate de tu Elohim con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas, Proverbios 3:5-6. Juan 15:5. 

Seguimos estas instrucciones divinas para prepararnos y poder estar un día en la bodas del Cordero de Dios.

La Biblia desde Génesis hasta Apocalípsis habla de una boda en la cual participarán todos los redimidos en Cristo Jesús.
a. El Padre celebró la primera boda, bendiciendo a Adán y Eva para que fueran uno, Génesis 1:3.
b. El primer milagro del Maestro fue en una boda, Juan 2:11.
c. Pablo recibe la revelación de la Iglesia como la novia de Jesucristo y la compara con la relación entre el esposo y la esposa, Efesios 5:2-33.
d. El Espíritu Santo revela a Juan las Bodas del Cordero, Apocalipsis 19:7, estos versículos nos dan luz con la identidad que tenemos en Cristo, primero fuimos criaturas de Dios, luego somos hijos de Dios, luego amigos del Padre, pero la más grande identidad está en la relación íntima entre el esposo y la esposa, donde la Iglesia, la congregación de YHWH es la novia del Cordero que es el novio, es allí donde recordamos las palabras de la madre del Mesías: Hagan todo lo que Él le diga Juan 2:5, y fue precisamente en las Bodas de Caná. La Segunda venida de Jesucristo está cerca, por lo cual el Espíritu y la Iglesia dicen: Ven SEÑORApocalipsis 22:17-20
Si somos honestos, debemos reconocer que la tierra no solo está contaminada físicamente, sino espiritualmente, de ahí que estemos viviendo momentos difíciles a nivel personal, familiar, nacional y mundial; estamos aquí gracias a la misericordia y el amor de nuestro Creador y Salvador pero un día no estaremos aquí, hoy Dios nos da instrucciones y oportunidad para purificarnos, consagrarnos y preparar el camino para el más grande derramamiento del Espíritu Santo, en medio de los juicios de Dios y a portas de la Segunda Venida del Mesías Rey, Y que el mismo Dios de paz los santifique por completo, y que todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro SEÑOR Jesucristo, 1 Tesalonicenses 5:23.
Somos pueblo de YHWH y esposa de Jesucristo, tenemos la responsabilidad de oír a Dios hablar para atender sus instrucciones y prepararnos con fe para aquel sublime encuentro. No todos están preparados como se debe, no todos esperan un derramamiento extraordinario del Espíritu y no todos están convencidos de la aparición del Rey, pues aún hay dudas, temores y falta de espiritualidad santa. Este pueblo de labios me honra; pero su corazón está lejos de Mí, en vano me honran enseñando doctrinas y mandamientos de hombres, Isaías 29:12, Jeremías 12:2 y Mateo 5:8.
No todos están en el mismo nivel espiritual para discernir los tiempos proféticos y el cumplimiento escatológico, tampoco todos arden de amor por su SEÑOR, solo un remanente ha aprendido a depender del Padre celestial con fe obediente, esto es una realidad que debemos reconocer. Muchos me dirán en aquel día; SEÑOR, SEÑOR, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: jamás los conocí; apártense de Mí, hacedores de maldad, Mateo 7:23.
El momento que vive la humanidad nos marca la urgencia para predicar el evangelio y ver los más grandes milagros. NO TODO ES DESASTRE. En Dios hay esperanza, oportunidad y vida. Esta es la hora de ganar a toda nuestra familia, a la ciudad y la nación para Cristo, todos debemos prestar atención y andar en el Espíritu en el vínculo del amor, anhelando nuestro rescate, por lo cual todos debemos velar como vírgenes prudentes, Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin, Mateo 24:14.
Velar y alistarnos no solo implica arrepentimiento, apartarse del pecado, ser perdonados y estar unidos a la familia de Dios, hay aspectos muy importantes que Dios está exhortándonos a cumplir y no podemos pasar por alto porque son algo fundamental y puntual ante los ojos de Dios, un imperativo para estar verdaderamente preparados, alcanzar misericordia y no perder el futuro que nos espera, porque Por haberse multiplicado la maldad sobre la tierra, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, ese será salvo, Mateo 24:12-13.
El Padre no quiere ministros meramente profesionales y rutinarios en el altar, tampoco quiere obreros despistados, aburridos y trabajando por miedo o por obligación, El Padre celestial anhela que nuestro corazón esté ardiendo de amor y pasión por Él, amando su palabra y teniendo pasión por las almas porque muchos aún pueden ser salvos; necesitamos reactivar aspectos espirituales y examinarnos para hacer visibles algunas cualidades, virtudes y dones en los que hemos cojeado o flaqueado o hemos abandonado; esta es una palabra para tiempos finales como el mensaje a las Iglesias de Apocalipsis 2 y 3.
1. El primer amor. YO conozco tus obras, tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, porque los has hallado mentirosos; has sufrido y tenido paciencia, y has trabajado arduamente, y por amor de mi nombre no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda por lo tanto de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido, Apocalipsis 2:2-5.
El amor al SEÑOR de la obra debe ser mayor que el trabajo en la obra o la ocupación en cosas rutinarias de la grey; Cristo debe ser el primero en nuestro ser para que resplandezcamos como luminares con su amor y ternura y muchos sean alumbrados. Mateo 5:16 y…ocupándonos en nuestra salvación con temor y temblor…siendo irreprensibles y sencillos hijos de Dios sin manchas en medio de una generación maligna y perversa, donde debemos resplandecer como luminares en el mundo…Filipenses 2:12-16.
Vivimos momentos difíciles sin saber si vamos a morir o seguiremos las pruebas, los afanes de la vida, los problemas o la mucha ocupación, han hecho que muchos hijos de Dios hayan perdido su Primer Amor; debemos tomar aliento y levantarnos para vivir en el Espíritu, atentos y alertas a lo que el Dueño del universo desee hacer con nosotros, no permitiendo que las circunstancias nos roben el amor a nuestro Dios porque Él se va a manifestar y estamos a punto de verlo actuar como nunca antes y que lo dijo antes a las Iglesias, Apocalipsis 1:9-20.
La Iglesia de Éfeso tenía buena doctrina, gran ministerio, crecía y se multiplicaba, pero muchos habían perdido su Primer Amor; para que eso no nos ocurra, debemos profundizar nuestra intimidad personal con el Salvador e intensificar la oración y la adoración, trabajando en la viña pero sin olvidar al SEÑOR de la viña; debemos hacer arder la pasión por Cristo, desalojando el orgullo y la vanagloria para predicar con una vida sencilla, conducta recta, actitud humilde y con todo nuestro ser. Se perseverante, y afirma las otras cosas que están a punto de morir, porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti, Apocalipsis 3:2-3.
Es urgente volver al Primer Amor, revivir la pasión del comienzo y hacer arder el fuego en el altar para no ponernos en riesgo como las vírgenes insensatas; el SEÑOR nos alienta a llenar las lámparas de aceite fresco y vino nuevo para que nuestro candelero no sea quitado; el fuego del primer amor nos hace sensibles, afectuosos y tiernos, manteniéndonos atentos a las cosas eternas y haciendo que los dones vuelvan a manifestarse con poder. Por eso, recuerda de dónde has caído, vuélvete a YHWH y haz otra vez lo que hacías al principio. Si no, iré a ti y quitaré tu candelero de su lugar, a menos que te vuelvas a Dios, Apocalipsis 2:5.
El primer amor nos sacará del estancamiento, la apatía, la indiferencia y el atoramiento espiritual para ser inundados de las aguas vivas del Espíritu, acabando con un cristianismo aburrido, apático y taciturno, Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos, 2 Timoteo 1:6.  ¿Hemos perdido el amor que teníamos al principio? ¡Vamos a recuperarlo! 2 Timoteo 1:7.
2. Humildad y Mansedumbre. Vengan a Mí todos los que están trabajados y cargados, y YO los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de Mi que SOY manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga, Mateo 11:28-29. Estas dos virtudes de la personalidad son muy importantes ante los ojos del Eterno, fueron las que Cristo resaltó en Él para que lo imitemos, y es la única vez donde Jesús nos invita a ser como Él, lo cual es posibles solo por el fruto del Espíritu Santo.
Jesús se regocijó en el Espíritu, porque sintió la presencia del Padre y lo alabó reconociendo su majestad, esto nos enseña que ser humildes y mansos nos hace sensibles a la divina presencia para honrarlo darle la gloria que a Él le pertenece, Mansedumbre y dominio propio, contra tales cosas no hay ley, Gálatas 5:23.
La humildad y la mansedumbre nos permite ser como niños, una de las demandas del SEÑOR para entrar a su reino, Mateo 18:3 y Lucas 10:21, y heredar la tierra, Mateo 5:5. Estas virtudes nos ayudan a permanecer limpios, santos, sin malicia, confiados en Dios y deseosos de conocerlo más; ser mansos y humildes nos provee un carácter pacífico y amable, como personas que piensan más en las cosas del reino que en las de la tierra; con la humildad y la mansedumbre no hay lugar para la duda, sino para la fe, anhelando ser como Cristo para agradar al Padre, El Padre los ama a ustedes en Cristo, y los ha escogido para que pertenezcan a su pueblo santo. Revístanse de compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia, Colosenses 3:12.
3. Dependencia de Dios. Permanezcan en Mí, para que YO permanezca en ustedes. Así como una rama no puede llevar fruto por sí misma, si no permanece en el árbol, así tampoco ustedes, si no permanecen en Mí. YO SOY la vid, ustedes los pámpanos: el que permanece en Mí, y YO en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de Mí nada bueno pueden hacer. El que en Mí no permanece, será echado fuera como rama seca, y se secará, para ser echada en el fuego para que arda. Si ustedes permanecen en Mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan todo lo que quieran y les será hecho, Juan 5:4-7.
Hay una lucha entre el Espíritu de Dios y el espíritu humano, pero el Espíritu Santo nos ayuda para vencer y confiar en YHWH y depender del SEÑOR, gozando las bendiciones de su reino; no podemos vivir sin Dios, quizá algunos existan sin Él, pero no viven, dependamos de Dios o no, Él es quien nos permite vivir: todo lo que comemos, bebemos, tenemos o disfrutamos es porque Él nos lo da con oportunidades y capacidad de trabajar, solo Dios es Sustentador, Salmos 104.
Nuestro Padre nos da el oxígeno para respirar y nos provee agua para no morir de sed, Él es el camino, la verdad y la vida, Juan 14:6. Reconocer a Cristo y vivir en Él y para Él nos da la garantía de paz, tranquilidad y seguridad, porque Él es el Ángel de YHWH que nos libera del ángel de la muerte cada noche y cada mañana nos da el regalo de su misericordia con un día más para vivir, Mateo 5:45. Querer vivir sin Dios, es como imaginar que habrá vida en la tierra sin sol, Confía en el SEÑOR tu Dios de todo corazón, y no te apoyes en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus caminos, Proverbios 3:5-6.
Confiar en Dios es depender de Él, dependemos de Él cuando somos guiados por Jesucristo en la luz de su Espíritu y el cimiento de su palabra hecha carne en nuestra manera de vivir. Sin Dios el ser humano solo tiene una vida física, son muertos espiritualmente y con una existencia carnal, Elohim es nuestro sustento, lo quieran o no lo quieran algunos, YO SOY el SEÑOR, tu Dios, que sostiene tu mano derecha, YO SOY quien te dice: no temas, YO te ayudaré, Isaías 41:13.
Permitir que Dios nos dirija y gobierne negándonos a nuestros propios intereses, es depender de Dios, darle la gloria y la honra a Él no buscando ser reconocidos ni premiados por los hombres, es depender del Padre, declinar nuestra voluntad a la de Él, para que se haga lo que Dios ha planificado, no lo que nosotros hemos programado, es depender de El, No todo el que me dice: SEÑOR, SEÑOR, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, Mateo 7:21. 
Necesitamos definitivamente depender más del SEÑOR y dejar que sea Él quien dirija todas las áreas de nuestra vida, abandonando nuestra agenda para hacer la de Dios y que Él sea visto por donde vamos, Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como SEÑOR, y nosotros somos siervos por amor a Cristo. Pues el Padre, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es quien ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de YHWH en la faz de Jesucristo, 2 Corintios 4:6.
Necesitamos restaurar la gloria del Eterno en todas las áreas de nuestra vida, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos. Depender de Dios es ser adoradores y atalayas en la brecha recibiendo las instrucciones y el consejo de su voz; sin Dios estamos incompletos y el ser humano no tiene paz en la tierra, porque no depende de Él, El corazón humano traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el SEÑOR, Proverbios 16:9.
Depender de Dios y ser gobernados por Él, implica ligar nuestro corazón a Cristo para no quedar a merced del mundo, las tinieblas ni la debilidad del cuerpo; vivir en dependencia a Dios es tenerlo en cuenta a cada paso con humilde obediencia, ardiendo con el Primer Amor y adentrarnos en su gloria. Tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, al menos su sombra cayese sobre algunos de ellos. Aún de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos, y todos eran sanados, Hechos 5:5-16.
Si no leemos la biblia, si no la escudriñamos y estudiamos, no podremos entender el misterio, la profundidad y la importancia de la salvación que nos permitirá un día estar en las bodas del Cordero; debemos recibir instrucciones para prepararnos para el fin de los tiempos y la vida eterna que tendremos con el Mesías Rey. Por eso ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá cuando menos lo esperan, Mateo 24:44. Y el que da testimonio de estas cosas, dice: Sí, vengo pronto. Amén. ¡Ven SEÑOR! Apocalipsis 22:20.
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino eterno.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s