DOS CAMINOS, DOS PUERTAS, TU DECIDES

DOS CAMINOS DOS PUERTAS

       DOS CAMINOS Y DOS PUERTAS,

       TÚ DECIDES QUÉ RUMBO ESCOGES
He aquí yo pongo hoy delante de ustedes la bendición y la maldición: la bendición si oyen los mandamientos de YHWH nuestro Dios…y la maldición, si no oyen los mandamientos de YHWH nuestro Dios, y si no se apartan del camino que yo les ordeno hoy. No yendo a otros dioses…Deuteronomio 11:26-28, 30:15-19, Proverbios 11 y Pongo delante de ustedes el camino de la vida y el camino de la muerte…Jeremías 21:8.
Entren por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino, que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan, Mateo 7:13-14.
En verdad, en verdad les digo, YO SOY la puerta de las ovejas, Juan 10:7. Porque por medio de Él los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu, Efesios 2:8. Por el camino nuevo y vivo que Él nos abrió a través del velo sagrado, esto es, su carne. Hebreos 10:20. El sacrificio de la cruz de Cristo nos abrió nuevo camino al Padre.
Retomo esta enseñanza que Abba Padre me dio en 2015, porque es una realidad latente hoy, es lo que Yeshua, Jesucristo, el Hijo de Dios nos enseña; el reino de Dios es para aquellos que lo buscan con todo su corazón y con toda su vida cumpliendo lo que ordena sus mandamientos; son del cielo aquellos que agonizan luchando para permanecer junto al Dios que bajó del cielo, se hizo hombre y fue crucificado para salvar al más vil pecador, Oye, Israel YHWH, nuestro Dios, Elohim uno es. Y amarás a YHWH tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas, Deuteronomio 6:4-5, Meo 22;37, Luca 0:27, Marco 12:30.
Los salvados quebramos el corazón renunciando al pecado cada día, nos arrepentimos si fallamos, confiesamos nuestras transgresiones ante nuestro Hacedor y nos renovamos constantemente; los salvados lloramos con humillación y mansedumbre ante el Salvador; tenemos hambre y sed de justicia, vida y libertad, y deseamos que el Santo Dios transforme y perfeccione nuestras vidas. Los no salvos dicen querer a Jesús sin que sus vidas se alteren, sin que su comportamiento y estilo de vida sea modificado, porque siguen haciendo lo que bien les parece, No se engañen; nadie se burla de Dios. Cada uno recogerá lo que haya sembrado, Gálatas 6:7.
No podemos dormir ni ausentarnos del Creador mientras peregrinamos por este mundo cruel, tenemos que esforzarnos incansablemente y desplegar toda nuestra energía para entrar al reino de Dios. Una de las mentiras de satanás es hacerle creer a la gente que es fácil hacerse y llamarse hijo de Dios, muchos se llaman cristianos pero solo de nombre porque sus vidas no reflejan el poder transformador del Evangelio. Para ser hijos de Dios debemos pasar por la puerta estrecha y andar por el camino angosto, muriendo y agonizando cada día al pecado, quebrantando el espíritu y crucificando la carne (deseos y pasiones del cuerpo) purificando el alma a cada instante. Por lo tanto, hagan morir todo lo terrenal que hay en ustedes; que nadie cometa inmoralidad sexual, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y bajos deseos, ni se deje llevar por la avaricia, (que es una forma de idolatría), Colosense 3:5.
Un genuino hijo de Dios ha nacido de nuevo, se examina por el Espíritu diariamente, porque reconoce que no puede entrar al cielo por sí mismo, pues cada día le fallamos a Dios; Cristo derrama en ti y en mi gracia sobre gracia para entrar por la puerta estrecha del nuevo nacimiento en Cristo; el Espíritu Santo es el recurso para acercarnos al Padre y venir a los pies de Cristo pidiendo perdón por nuestras faltas y limpiándonos con su sangre, solo Cristo nos levanta del basurero del mundo para que podamos entrar por la puerta estrecha de la salvación y que andemos por el camino angosto de la pureza y la integridad, Pues la Escritura dice: sean ustedes santos, pues YO SOY santo, 1 Pedro 1:16.
Cristo es la puerta estrecha, en Él nos perfeccionamos, nos descargamos, y santificamos; imaginar que somos salvos por obras, es como intentar entrar por una puerta angosta cargados con todo el equipaje del camping. Cristo es la Puerta al reino de los cielos y el Camino que nos lleva al Padre y nos abrió camino con su cruz. Cristo no va a permitir que entremos a sus moradas eternas con todo el bagaje de nuestra basura terrenal, necesitamos despojarnos de todo peso y de nuestra justicia propia, creyéndonos buenos por el simple hecho de que “no mato, no robo, con nadie me meto y a nadie le hago daño”, ¿En verdad crees eso? Lee Mateo 25:35-45. Por lo tanto…despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús…Hebreos 12:1-8.
Ningún superhombre, docto y sagaz podrá entrar por la puerta estrecha con toda su basura carnal, soberbia humana y vida acomodada, necesitará ser justificado en Cristo, lavarse en su sangre y mostrar frutos dignos de arrepentimiento, Mateo 3:8-10, de lo contrario no podrá entrar al Reino de los cielos. Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿Qué bien haré para tener la vida eterna? Jesús le respondió: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoros en el cielo; y ven sígueme, Mateo 19: 16 y 21. No se ha visto nunca un entierro con trasteo, si es que lo hay, porque hoy el mundo nos ha mostrado otra cosa muy distinta.
Jesús acertó directamente en el equipaje del joven rico, ese joven estaba tratando de pasar por la puerta estrecha con toda su riqueza, pero llevaba la basura de su auto justicia diciéndole a Jesús que siempre había guardado todos los mandamientos, Mateo 19:16-30. El joven rico se fue triste, sus riquezas le impidieron entrar por la puerta estrecha, no pudo negarse a sí mismo y tampoco pudo desprender su corazón de sus bienes, riquezas y comodidad, Mateo 6:19-21.
El joven rico demostró claramente que no estaba dispuesto a doblegarse ante Jesús ni renunciar a su estilo de vida terrenal. Si usted no entrar por la puerta estrecha ni va por el camino angosto, está andando por el sendero equivocado y va por el camino ancho de la perdición, usted tendrá que morir a sus deseos, avaricia y ambición por lo material, si queremos entrar por la puerta estrecha, tendremos que despojarnos de todo lo que somos y tenemos aquí, No hagan tesoros en la tierra…hagan sus tesoros en el cielo…porque donde esté su tesoro, allí está su corazón…Mateo 6:19-34. Y si no vuelven a ser como niños, no entrarán en el reino de los cielos, Mateo 18:3. Un niño tiene total dependencia de los padres, vive en pureza, espontaneidad, inocencia sin malicia, es alegre, sincero, efectivo y creyente entre otras caracteristicas, y como dijo alguien: Nada en mis manos tengo, sólo a tu cruz me aferro, oh Cristo.
La salvación no es un acto mental del momento, es algo espiritual y profundo en Dios, disponiendo nuestro corazón humano al amor y la presencia de Dios, haciendo morir nuestro ego y autosuficiencia para desnudar el alma delante del SEÑOR, como lo hizo el publicano que pedía la misericordia de Dios, se golpeaba el pecho y ni siquiera levantaba el rostro rogando perdón, Lucas 18:13-14. Entramos por la puerta estrecha con el corazón quebrantando y con la férrea decisión de apartarnos de la vida vieja de pecado para tomar la nueva vida y depender al 100% del Salvador, Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida; nadie irá al Padre, sino por Él, Juan 14:6.
Juan Bautista predicó el bautismo del arrepentimiento, él sabía que solo en el Nazareno hay salvación, cuando recibimos al Mesías en nuestro corazón y nos bautizamos en su nombre. Si no abandonamos el pecado, nunca nos uniremos a Cristo, si queremos ir tras las pisadas del Mesías y caminar por el camino estrecho que lleva a la vida eterna, debemos cuidar la salvación hasta el final, Porque el que persevere hasta el fin, ese será salvo, Mateo 24:13. ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de los cielos? No se equivoquen; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de los cielos, 1 Corintios 6:9-10.
Salvación no es añadir a Cristo a nuestra vida y continuar como si nada, ser salvos es transformación total de vida, renunciando a la maldad y caminando de la mano con Cristo y la lámpara de su palabra, esto es clara muestra del cambio y marca de ser salvos, Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi canino, Salmos 119:105; Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en Él: Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, Juan 8:31.
Algunos dicen ser hijos de Dios y aparentan ser cristianos, pero no hay señal de obediencia en su vida, tampoco hay cambio en su manera de vivir, ni buen ejemplo en su comportamiento, ni pureza en su manera de hablar, por lo tanto, están en el camino equivocado, aunque les parezca que apuntan a Jesús y al cielo, su falta de santidad está diciendo que están andando por el camino ancho que lleva a la muerte y rumbo a la puerta ancha que lleva a la perdición eterna. He aquí YO estoy a tu puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré a tu casa y cenaré contigo, Apocalipsis 3:20.
Por la puerta ancha cualquiera pasa y por el camino ancho la gran mayoría va, por allí pasan muchos a la vez, porque cada uno hace lo que bien le parece ignorando a su Creador y evadiendo a su Salvador, se complacen en sus pasiones, no piensan sino en sí mismos, arrastran toda clase de basura viviendo en la inmoralidad, rumían su resentimiento, y disfrutan la mezquindad de su corazón; la puerta ancha es indulgencia propia, autoengaño, auto-justificación, orgullo, vanidad, “buenas obras” justicia propia y todo tipo de locura humanista, aspectos que son bien recibidos en el camino ancho que lleva a la condenación, donde, Los cobardes e incrédulos, los abominables, y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda, Apocalipsis 21:8-10.
Todos disfrutamos de la autonomía y libertad dada por el SEÑOR para decidir una de las dos puertas, y uno de los dos caminos; en Mateo 7:13-14 y Lucas 13:24, Jesús menciona la puerta estrecha y el camino angosto y que lo describe muy bien Salmos 1:1-3, pero en el verso 6, menciona las consecuencias de andar por el camino impío. El Creador nos ha dado la capacidad de elegir y determinar cuál camino tomar: el camino de la piedad o el camino de la impiedad, el camino de la verdad o el del engaño, el camino del Espíritu o el de la carne, el camino de la vida o el de la muerte, pero el Padre nos promete lo mejor si tomamos la mejor vía. Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará ningún inmundo por él, porque el mismo SEÑOR estará con ellos; el que ande por este camino, por torpe que sea, no se extraviará, Isaías 35:8.
Entrar por la puerta ancha y andar por el camino espacioso es fácil, ofrece muchas alternativas para vivir como a cada uno le gusta, allí no hay reglas, ningún orden se exige, hay lugar para la liviandad, se aceptan las muchas doctrinas, no hay límites, todos los deseos del corazón se cumplen, hay licencia para todo lo inimaginable, todo es “normal,” y en muchos casos la gente es muy religiosa, legalista y extremista aludiendo que “aman al Creador, pero en realidad están enceguecidos y mantienen sucia el alma, Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al SEÑOR, porque Él tendrá misericordia, que pecador se vuelva al Dios nuestro, porque Él es amplio en perdonar, Isaías 55:7.
En el camino ancho no se necesita humildad, no se requiere saber Palabra, no importa si conoces o no a Dios, no hay principios internos, impera la rebeldia y el orgullo, quienes van rumbo a la puerta ancha viven en la mentira, la hipocresía y el doble ánimo. En este camino espacioso no se exigen carácter, todos se asemejan a un pez muerto y mal oliente que se desliza río abajo movido por la corriente. La corriente del mundo va haciendo su trabajo y arrastra las almas al abismo, en la corriente de este mundo, se vive conforme al príncipe de la potestad del aíre, el espíritu que opera en los desobedientes, Efesios 2:2.
En el camino espacioso que conduce a la puerta ancha no hay normas, todo es válido, las leyes son creadas por hombres sin el conocimiento ni el temor del Omnipotente, miles hallan cabida en su círculo cultural y sistema del mundo, ellos son los que reclaman derechos sin cumplir los deberes que el Creador ha puesto, Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte, Proverbios 14:12; el SEÑOR advierte en Salmos 1:6, que la senda de los malos perecerá.
Debemos estar atentos y con los ojos bien abiertos al camino por el cual vamos andando, que sea el camino angosto que está cercado, protegido, resguardado y dirigido por la dulce presencia y la mano amorosa del Padre, si nos apartamos al algún lado del sendero, recibiremos corrección en nuestras coyunturas espirituales; los principios del Camino son grandes, sencillos, claros y bien definidos, no hay razón para desviarse de ellos. El deseo de aquellos que caminan por este camino angosto de verdsd y rectitud, cumplen los requisitos divinos, y si  nos llegamos a deslizar, Dios nos enderezara, nos corregirá, levantará y nos volverá al lugar correcto, Proverbios 3:11-13. Miren pues, con diligencia cómo andan; no como necios, sino como sabios, Efesios 5:15.
La gran mayoría razona y dice: no puedo entrar, es un camino duro, angosto, estrecho con principios y fundamentos, no lo quiero; lo que ellos no saben es que es hermoso, y que cualquier dificultad que experimentemos, será Cristo mismo quien nos tome de su mano para sortear cada altibajo del camino dándonos su alivio, porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga, Mateo 11:30; Él nos enseña cómo llevar su yugo, Vengan a Mí todos los que están trabajados y cargados, y YO los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de Mí, que SOY manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas, Mateo 11: 28-29. Debemos ser conscientes de que no estamos solos, Dios estará siempre ahí cuando decidimos andar su Camino deseando entrar por su puerta eterna de salvación y vida, Éxodo 33:14.
Debemos rendir nuestra voluntad al Eterno, y predicar el Evangelio con nuestra propia vida; tristemente son pocos los que deciden tomar el camino de Cristo para agradar el corazón del Padre, y prefieren complacerse a sí mismos, Números 6:24-26 y Salmos 119:35. Oh hombre, Él te ha declarado los que es bueno, y ¿qué pide YHWH de ti? Solamente hacer justicia, amar misericordia, y humillarte ante tu SEÑOR, Miqueas 6:8.
Tomar el camino estrecho y la puerta angosta es nuestra decisión, un paso determinante que vale la pena, aunque nos cueste y paguemos un precio alto de moldeo y trato entre bendiciones y pruebas que durará toda la vida, Porque ¿quién de ustedes, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? Lucas 14:28.
Nuestro Creador no improvisa, Él planifica, por lo tanto, sus seguidores debemos santos como Él, ordenados y sabios en nuestra manera de vivir. ¿O qué gobernante, al marchar a la guerra contra un oponente, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? …Así, que cualquiera de ustedes que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi seguidor. Lucas 14:31-3.
Jesús ha trazado una línea recta y firme, si no ponemos voluntad y decisión para comprometernos con Él y andar por su sendero estrecho, entonces no podremos llegar a ser suyos y mucho menos podremos cruzar la puerta que lleva al Reino de los cielos; Cristo enfatiza en sus enseñanzas que el discípulo es aquel que pone en orden su casa, se somete a la disciplina y sigue el ejemplo del Maestro,, para ello debemos ser humildes, de fe obediente, enseñables, entrenados y capacitados. Humanamente no podemos caminar por la senda estrecha por nosotros mismos, necesitamos la gracia del Padre, la persona del Hijo y la ayuda del Espíritu para vencer y permanecer andando rectamente, Filipenses 4:13.
¿Está usted dispuesto a caminar, a la manera de Dios?  Si es así, felicitaciones, usted va por el camino correcto. Pero no podemos olvidar que seremos tentados, vituperados y perseguidos por los enemigos, y tendremos que enfrentar tribulación…Y viene la hora cuando cualquiera que los mate, pensará que rinde servicio a Dios…Juan 16:1-4.
El camino angosto no es un bello y delicado prado para caminar descalzos, es pedregoso y duro, porque le estamos declarando la guerra al infierno, es una dura lucha, donde lidiamos constantemente con nuestra propia naturaleza, nuestros sentidos y los sentimientos egoístas y pecaminosos que batallan en  nuestros miembros. El Señor confrontó a Pedro para probar su amor, y le dijo: sígueme, pero esto te costará la vida, Juan 21:15-19.
Muchos no quieren andar por el camino angosto, porque es definitivo, pero en realidad es algo bello y lleno de lindas sorpresas diarias, Cristo ya llevó todas nuestras cargas en la cruz y nos sorprende con sus ricas y abundantes bendiciones y el final será glorioso. Si usted es de aquellos que aún no se ha decido por el Camino angosto, tenga en cuenta que le espera un destino eterno de acuerdo a su decisión voluntaria en esta tierra. Y alguien le dijo: SEÑOR, ¿Son pocos los que se salvan? Y Jesús les dijo: Esfuércense a pasar por la puerta angosta; porque les digo que muchos procurarán entrar, pero no podrán…Lucas 13:22-30.
El camino espacioso, lleva a la perdición, y el camino angosto lleva a la vida eterna con Dios, el camino de muerte es la perdición, un final eterno sin Dios. Todos los pecadores no arrepentidos y aquellos que practican un evangelio distinto al enseñado por Jesucristo, indefectiblemente irán al lugar de tinieblas eternas. Muchos sufrirán una gran conmoción cuando se den cuenta que su alma despierta en el infierno, pero a la vez habrá gran dicha para los que han entrado por la puerta estrecha y han andado por el camino angosto rumbo a la luz eterno en el rostro de Cristo, nos gozaremos con Él, porque con Dios la lección no es cuantitativa, es cualitativa, Apocalipsis 21, nos habla de cielo nuevo y tierra nueva, allí viviremos los salvados.
Considere qué camino escoge aquí y ahora porque después de la muerte ya no hay opción. Vuelva a leer Mateo 7:13-14, muchos están equivocados y van por el camino equivocado que les ofrece el mundo, esa gente ama sus tinieblas, no se detienen a pensar en su alma tiene un final eterno, solo un pequeño grupo escoge a Cristo con todo su corazón y estamos dispuestos a pagar el precio. ¿Cuál es su camino actual? ¿El ancho o el angosto?  ¡Piense bien dónde pasará su alma la eternidad! Este es un llamado al arrepentimiento, la salvación y la vida en Cristo.
En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces;  pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua, Daniel 12:1-2
Mg. MEHC, hija del Dios vivo, real y verdadero y servidora de su reino.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s